¿Cuáles son los signos de la fibromialgia juvenil?


Fibromialgia Juvenil

Fibromialgia Juvenil (¿Que Hacer si Su Hijo es Diagnosticado?)

La fibromialgia es una condición devastadora, y es a menudo infradiagnosticada. Muchos adultos con esta afección pueden tener dificultades para que los médicos reconozcan su afección.

Eso se debe en parte a que el establecimiento médico simplemente no sabe mucho acerca de la afección, y en parte porque los síntomas a menudo son difíciles de separar de los de otras afecciones.

Pero los niños también pueden verse afectados por la fibromialgia juvenil o infantil. Y cuando los niños tienen la afección, puede ser aún más difícil obtener un diagnóstico. A menudo, los niños tienen dificultades para expresar sus síntomas y la mayoría nunca ha oído hablar de la fibromialgia.

Como padre de un niño que padece fibromialgia infantil, es importante saber cuáles son los signos para que pueda obtener el tratamiento que necesita. Entonces, ¿cuáles son algunas de las cosas que debe tener en cuenta y qué puede hacer para ayudar?

La fibromialgia afecta alrededor del 2 al 6% de los niños y es más común en las niñas que en los niños. Pero la parte más difícil de reconocer la fibromialgia juvenil es que a menudo su hijo no podrá decirle lo que está sintiendo, especialmente si es más joven. Por lo tanto, como padre, es importante buscar algunas de las señales más sutiles de que su hijo padece la afección.

La fibromialgia causa fatiga crónica y dolor.

Por lo general, esto provoca que un niño con la condición parezca cansado constantemente. Pueden tener problemas para dormir por la noche y parecer agotados durante el día. Por lo general, los niños tienden a atontarse temprano en la mañana cuando es hora de ir a la escuela. Pero si su hijo parece estar siempre cansado o mucho más fatigado que lo normal, hay muchas posibilidades de que algo esté mal.

El dolor de la fibromialgia también es generalizado y grave.

Pero los niños más pequeños pueden tener dificultades para explicar que sienten dolor. En cambio, los niños con esta afección pueden parecer irritables o retraídos. O pueden moverse más lentamente de lo normal e incluso flácido. Su hijo también puede sufrir dolores de cabeza y dolor frecuentes o calambres en el abdomen.

La fibromialgia también puede causar problemas con la memoria a corto plazo.

La gente a menudo se refiere a esto como “fibro niebla”. Puede manifestarse como dificultades para prestar atención en clase y una lucha para recordar cosas que el niño ya ha aprendido. Si su hijo tiene dificultades en la escuela, puede ser una señal de que tienen fibromialgia juvenil.

Finalmente, los niños con fibromialgia juvenil pueden tener problemas con su estado de ánimo, como ansiedad y depresión. Si su hijo tiene estos síntomas, asegúrese de tomar nota de ellos y llevarlos a un médico.

¿Qué debe hacer si cree que su hijo tiene fibromialgia?

Una de las mejores cosas que puede hacer es tener una lista completa de los síntomas que haya notado en su hijo. Tenga una idea de lo que su hijo está experimentando y cuándo. Eso ayudará a su médico a hacer un diagnóstico preciso. Y es especialmente útil con niños más pequeños que quizás no puedan hablar sobre sus síntomas.

El médico comenzará considerando los síntomas del niño y luego tratando de descartar otras condiciones posibles, como lupus o trastornos del estado de ánimo. Esto probablemente implique algunos análisis de sangre para verificar los niveles elevados de anticuerpos, que son un signo de enfermedad autoinmune, una de las afecciones más comunes con síntomas similares.

Si el médico no puede encontrar otra fuente de los síntomas de su hijo, se realizará una prueba física para la fibromialgia. La prueba es la misma que para adultos e implica presionar el pulgar en 18 puntos específicos del cuerpo.

Estos ” puntos sensibles ” están asociados con la fibromialgia y si el niño tiene dolor en al menos 11 de ellos, entonces eso es una buena señal de que están sufriendo de la condición. Si el niño tiene estos puntos sensibles y ha demostrado dolor y fatiga a largo plazo sin ninguna otra causa, entonces el médico hará un diagnóstico de fibromialgia.

Si se diagnostica a su hijo, asegúrese de seguir las recomendaciones de tratamiento de su médico. Si no está satisfecho de que el tratamiento de su hijo esté funcionando para ayudarlo, considere buscar un médico especializado en fibromialgia.

Pueden tener más experiencia trabajando con pacientes con fibromialgia juvenil y conocimiento de opciones de tratamiento que su médico general no. Puede encontrar muchos recursos para ayudar a encontrar el médico adecuado en el sitio web de la Asociación Nacional de Fibromialgia.

https://comocurarlafibromialgia.com/articulos/fibromialgia-juvenil/

Mi blog

https://convivirconfibromialgia.com/

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com

https://www.facebook.com/marianrendo/

Fibromialgia, ‘finishers’ del día a día.


By admin On August 8, 2018 In Fibromyalgia

Ríete tú de los grandes retos deportivos. Me río yo de los que suben grandes montañas, me río yo de los que suben los 14 ochomiles, de los que suben cumbres vírgenes o de los que escalan paredes verticales de miles de metros.

Nada hombre, vaya chorradas de retos. ¿Cruzar el estrecho a nado? Vaya nimiedad. Nada de nada, ni cruzar el Atlántico a remo, ni atravesar el desierto, ni adentrarse en la jungla, ni tan solo cruzar europa en bicicleta… ¡Auténticas tonterías!

Si quieres conocer a un ultra atleta ponte en la piel de una persona afectada de fibromialgia.

Intenta salir de la cama después de no haber podido dormir por culpa del dolor, del dolor provocado por el peso de tu mismo cuerpo, del dolor provocado por el peso de la manta, del dolor de saber que tienes que levantarte y sonreírle a tus hijos cuando ni tan solo eres capaz de comprender qué es lo que te está pasando.

Venga valiente, sal de la cama. Levántate e intenta movilizar una espalda dolorida. Plántate ante el espejo e intenta contemplar a una persona atrapada en un cuerpo dolorido y cansado, en un cuerpo machacado por el sufrimiento y la fatiga. Trata de mirarte cada mañana sin recordar con lágrimas en los ojos la vitalidad que te caracterizaba. Es muy duro… Es muy duro saber que has sido capaz de escalar montañas, de luchar la vida, de subir a unos críos, trabajar y amar; y que ahora te cuesta levantarte.

Empieza el día, si eres capaz, mirando a un cuerpo sin fuerza, inflado, cargado y pesado.

“Si quieres sentir algo parecido a lo que siente una persona afectada de fibromialgia ponte unos pesos en las muñecas y en los tobillos”

Si quieres sentir algo parecido a lo que siente una persona afectada de fibromialgia ponte unos pesos en las muñecas y en los tobillos, de estos que venden en las tiendas de deportes, con cinco quilos por extremidad basta. Ahora trata de peinarte… Añade además que incluso te duele el pelo, que te molesta el peso del pelo. Entenderás por qué una persona afectada de fibromialgia tiene que descansar a medio peinar, o entenderás por qué hay días que ni tan solo se peina.

¿Ya has acabado de peinarte? Pues venga ahora maquíllate para intentar recuperar el espíritu, para tratar de engañar al dolor con la ilusión. ¿Ya te has maquillado? Pues ahora trata de lavarte los dientes… No olvides que tienes cinco kilogramos extras en cada brazo. ¿Cansado? Venga hombre, esfuérzate un poco más. Te falta voluntad. Ahora trata de imaginártelo cada día de tu vida, durante el resto de tu vida. Trata de imaginarte también tener que aguantar comentarios de este tipo.

Hoy toca ir a inspección médica. Ya has dejado a los niños en el colegio. No son ni las diez de la mañana y ya estás agotado. Pase señora, a ver, camine un poco, muy cansada no está verdad, levante este peso, usted puede trabajar perfectamente, vamos a ver, no es encofradora, seguro que puede sostener un bolígrafo. Bueno pues busque un trabajo de media jornada. Se está engordando. Ande un poco cada día. ¿Que no puede? Esfuércese. Ande cada día un poco más. Bueno va, venga en dos semanas vuelva a inspección.

Hala, remonta ese menosprecio. Ríete tú de los grandes retos deportivos. Me río yo de los que suben grandes montañas, me río yo de los que suben los 14 ochomiles, de los que suben cumbres vírgenes o de los que escalan paredes verticales de miles de metros.

Nada hombre, vaya chorradas de retos. ¿Cruzar el estrecho a nado? Vaya nimiedad. Nada de nada, ni cruzar el Atlántico a remo, ni atravesar el desierto, ni adentrarse en la jungla, ni tan solo cruzar europa en bicicleta… ¡Auténticas tonterías!

Si quieres conocer a un ultra atleta ponte en la piel de una persona afectada de fibromialgia. Intenta salir de la cama después de no haber podido dormir por culpa del dolor, del dolor provocado por el peso de tu mismo cuerpo, del dolor provocado por el peso de la manta, del dolor de saber que tienes que levantarte y sonreírle a tus hijos cuando ni tan solo eres capaz de comprender qué es lo que te está pasando.

Venga valiente, sal de la cama. Levántate e intenta movilizar una espalda dolorida. Plántate ante el espejo e intenta contemplar a una persona atrapada en un cuerpo dolorido y cansado, en un cuerpo machacado por el sufrimiento y la fatiga. Trata de mirarte cada mañana sin recordar con lágrimas en los ojos la vitalidad que te caracterizaba. Es muy duro… Es muy duro saber que has sido capaz de escalar montañas, de luchar la vida, de subir a unos críos, trabajar y amar; y que ahora te cuesta levantarte. Empieza el día, si eres capaz, mirando a un cuerpo sin fuerza, inflado, cargado y pesado.

“Si quieres sentir algo parecido a lo que siente una persona afectada de fibromialgia ponte unos pesos en las muñecas y en los tobillos”

Si quieres sentir algo parecido a lo que siente una persona afectada de fibromialgia ponte unos pesos en las muñecas y en los tobillos, de estos que venden en las tiendas de deportes, con cinco quilos por extremidad basta. Ahora trata de peinarte… Añade además que incluso te duele el pelo, que te molesta el peso del pelo. Entenderás por qué una persona afectada de fibromialgia tiene que descansar a medio peinar, o entenderás por qué hay días que ni tan solo se peina.

¿Ya has acabado de peinarte? Pues venga ahora maquíllate para intentar recuperar el espíritu, para tratar de engañar al dolor con la ilusión. ¿Ya te has maquillado? Pues ahora trata de lavarte los dientes… No olvides que tienes cinco kilogramos extras en cada brazo. ¿Cansado? Venga hombre, esfuérzate un poco más. Te falta voluntad. Ahora trata de imaginártelo cada día de tu vida, durante el resto de tu vida. Trata de imaginarte también tener que aguantar comentarios de este tipo.

Hoy toca ir a inspección médica. Ya has dejado a los niños en el colegio. No son ni las diez de la mañana y ya estás agotado. Pase señora, a ver, camine un poco, muy cansada no está verdad, levante este peso, usted puede trabajar perfectamente, vamos a ver, no es encofradora, seguro que puede sostener un bolígrafo. Bueno pues busque un trabajo de media jornada. Se está engordando. Ande un poco cada día. ¿Que no puede? Esfuércese. Ande cada día un poco más. Bueno va, venga en dos semanas vuelva a inspección.

Hala, remonta ese menosprecio.

Seguimos con el día a dia, llegas a casa y te sientes mal. Los niños se quedan a comer en el colegio. No te ves capaz de prepararles la comida.

Te sientes culpable.

No trabajas, no haces nada en todo el día y ni tan solo eres capaz de tener la casa en orden, ni tan solo puedes comprometerte a hacer la comida cada día.

Te agobias.

Te han pasado un par de horas de agobio, con la mirada perdida. Te tomas tu tercer ibuprofeno. De aquí poco tienes que volver a buscar a los niños al colegio.

Te vuelves a maquillar, a maquillar ese dolor sordo. Maquillas la tristeza, la pena y la rabia. Dibujas una sonrisa. Te gustaría jugar con tus hijos. Correr con ellos. Cogerlos en brazos. Se te escapa una lágrima te la secas y vuelves al escenario. Te tomas tu tercera cocacola, el azúcar y la cafeína te dan la energía que tanto necesitas. Mientras esperas a la puerta del colegio te comparas con otras mamás. Están estupendas. Te ves mayor. Te ves demacrada. Te vuelves a componer. Tanto dolor no se puede soportar.

“Te tomas una pastilla para dormir y te acuestas rendida”

Por fin llega la noche y coges la cama con muchas ganas. Antes de ir a dormir te pinchas un tratamiento experimental, ya te la podría pagar la seguridad social, pero claro 600 euros son muchos euros, crees que estás tirando el dinero. Dudas. Te tomas una pastilla para dormir y te acuestas rendida.

De repente te despiertas a las tres de la mañana, como cada noche, la manta te pesa, el cuerpo te duele y el alma te llora. ¿Tendrá fin esta tortura? ¿Descubrirá alguien algún remedio para tanto dolor? ¿Habrá alguien estudiando la enfermedad? ¿Me moriré sufriendo? ¿Mañana seguiré sufriendo en silencio?

Te sientes sola, machacada y cansada. Te levantas, miras a tus hijos y decides seguir esforzándote un día más.

Querida persona afectada por fibromialgia, tienes mis respeto.

Me río yo de los súper atletas y de sus retos.

El tuyo si que es un súperreto.

Querida persona afectada de fibromialgia, para mí no eres invisible.

Entiendo perfectamente tu dolor y tu tristeza.

Levanta la cabeza y paséate con ella bien alta. Pocas personas serían capaces de hacer lo que tu haces. Eres un ejemplo de espíritu de lucha. Eres un ejemplo a seguir. Eres una súperatleta. No lo olvides nuca. Vive sin vergüenza ni culpa y no hagas caso de quien te juzga  a la ligera.

Querida persona con fibromialgia tienes mis respetos y mi amor.

source: http://www.elperiodico.com

Mi blog/Mi Facebook

https://convivirconfibromialgia.com/

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com

https://www.facebook.com/marianrendo/

LUPUS Y FIBROMIALGIA


¿Cuál es la conexión entre el lupus y la fibromialgia?

Escrito por Stephen Christensen | Traducido porJaime Alvarez | Fecha actualizada May 10, 2017

BananaStock/BananaStock/Getty Images

La fibromialgia es un trastorno complejo caracterizado por dolor crónico, trastornos del sueño, fatiga, rigidez matutina, alteraciones del estado de ánimo y la función mental alterada. Aproximadamente el 5 por ciento de los adultos estadounidenses tienen fibromialgia, una enfermedad cuyos síntomas se superponen con lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide y otras enfermedades reumatológicas. A pesar de que una serie de herramientas de diagnóstico están disponibles para distinguir entre la fibromialgia y el lupus, estas enfermedades no siempre son fácilmente separables en un consultorio médico, y los pacientes pueden sufrir de ambas enfermedades.

Síntomas similares

Aunque el lupus es bastante fácil de diagnosticar en pacientes con manifestaciones clásicas (erupción facial en forma de mariposa, artritis e insuficiencia renal, por ejemplo), es muy difícil de identificar cuando los pacientes presentan resultados menos dramáticos. Tanto el lupus como la fibromialgia causan rigidez matutina, fatiga y dolor articular y muscular, y ambos pueden causar deterioro de la memoria y otros problemas cognitivos. Además, en ambas enfermedades, los síntomas pueden aparecer y desaparecer durante meses o años y de forma intermitente interferir con tu capacidad para trabajar o participar en actividades sociales.

¿Una conexión inmune?

El lupus es una enfermedad inflamatoria que se produce cuando el sistema inmune se dirige indebidamente a sus propios tejidos. Casi todos los sistemas de órganos en el cuerpo puede ser dañados por esta respuesta inmune equivocada. En la mayoría de los casos, el lupus y la fibromialgia se pueden distinguir por anticuerpos específicos (antinucleares, antiADN y anticuerpos antiSm) que son detectables en la sangre de los pacientes con lupus. Sin embargo, las pruebas de anticuerpos no son 100 por ciento confiables porque algunas personas con lupus no tienen pruebas positivas, y algunas personas con pruebas positivas no tienen lupus. Clásicamente, la fibromialgia se ha considerado una enfermedad reumatológica “seronegativa”, es decir, no existe ninguna prueba de sangre específica que pueda confirmar o refutar su presencia. Sin embargo, un estudio publicado en la edición de diciembre de 2012, de “BMC Clinical Pathology” demuestra una deficiencia en la producción de los marcadores inflamatorios en pacientes con fibromialgia cuando se expusieron las células inmunes. Algunos de estos marcadores, tales como la interleuquina-6, eran tan dramáticamente diferentes de lo normal que algún día pueden ser útil para el diagnóstico de la fibromialgia. Aunque los mecanismos que subyacen en el lupus y fibromialgia parecen ser diferentes, ambos pueden basarse en las respuestas inmunes disfuncionales.

¿Coexistencia o continuidad?

La mayoría de los médicos consideran que la fibromialgia es una enfermedad distinta que puede ser diagnosticada utilizando los criterios establecidos por el Colegio Americano de Reumatología. Los pacientes con lupus pueden todavía ser diagnosticados con fibromialgia, pero la coexistencia de estas enfermedades pueden complicar el diagnóstico. Cuando una persona tiene fibromialgia y lupus, ambos pueden necesitar ser tratados. En contraste con este punto de vista predominante, los expertos en el Banco Nacional de Datos para Enfermedades Reumáticas en Wichita, Kansas, dicen que la fibromialgia puede ser simplemente un conjunto de signos y síntomas que se desarrollan en pacientes con otras enfermedades reumatológicas o que tienen una respuesta exagerada a la enfermedad o angustia. Esta afirmación es difícil de soportar, debido a que muchos pacientes con fibromialgia nunca son diagnosticados con lupus o cualquier otro trastorno, y sus síntomas se mantienen relativamente constantes en el tiempo.

Consideraciones

La conexión de la Fibromialgia con el lupus, si es que existe, no se ha aclarado. Las personas que acuden a sus médicos con síntomas de fibromialgia, a menudo se someten a extensas evaluaciones médicas que incluyen un examen físico, cuestionarios, análisis de sangre y remisión a especialistas. Debido a que los síntomas del lupus y de la fibromialgia se superponen, y debido a que los síntomas pueden desarrollarse antes de que los análisis de sangre se vuelvan positivos en las personas con lupus, inicialmente puedes ser diagnosticado con fibromialgia, sólo para ser diagnosticado más tarde con lupus a medida que tu enfermedad progresa. Alternativamente, la fibromialgia puede en última instancia, ser tu único diagnóstico. Dado que las enfermedades reumatológicas evolucionan, es importante reportar cualquier síntoma nuevo con tu médico.

Mi blog

https://convivirconfibromialgia.com/

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com

https://muyfitness.com/conexion-lupus-fibromialgia-info_2858/

Mi Blog y yo


Sígueme, espero serte útil, comparte tu historia, junt@s llegaremos más lejos.

Mi historia tu historia, lo qué cuentan los expertos.

Todo lo qué debemos saber, ponerle nombre a cada síntoma, cada situación, saber qué no estamos solos.

#fibromialgia #fatigacronica #dolor #insomnio #colomirritable #vejigairritable #dolorbucal #sindromedesjogrem #nieblafibro #depresion #todosobrefibromial #asociaciones #medicosespecializados #unidadesdeldolor y un largo etc.

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com
https://convivirconfibromialgia.com/

La Fibromialgia Causa Problemas En la Piel. ¿Por Qué?


Cómo hacer frente a los problemas de piel de la fibromialgia:

La fibromialgia trae consigo muchos síntomas desagradables, los principales son, dolor generalizado, fatiga física y fatiga cognitiva, también conocida como niebla mental.

¿Pero sabías que la fibromialgia también podría ser la causa de erupciones, picazón y otras afecciones de la piel?

Se ha estimado que entre el 50 y el 80 por ciento de las personas que tienen fibromialgia también tienen problemas en la piel. Esto significa que, además de vivir con dolor intenso y cansancio debilitante, muchos también lidiamos con irritación extrema, picazón, y erupciones cutáneas.

Es posible que no piense que la picazón es motivo de gran preocupación. 

Pero si te despierta en medio de la noche, y no puedes volver a dormir, porque tu cuerpo entero pica con una ferocidad difícil de expresar con palabras, puedes cambiar pensamiento.

Incluso si tu propia experiencia con las afecciones de la piel no es tan extrema, todos tenemos lo suficiente para lidiar con la fibromialgia; ciertamente no necesitamos más incomodidad agregada.

Entonces, las preguntas que debemos responder son:

• ¿ qué nos hace más propensos a desarrollar erupciones, picazón en la piel y otros problemas con nuestra piel?

• ¿Y qué podemos hacer para reducir su efecto en nuestras vidas?

El papel de las células y la picazón

La razón de nuestros problemas de la piel probablemente yace debajo de nuestra piel. Un grupo de investigación descubrió que las personas con fibromialgia, tienen cuatro veces el número de mastocitos (son células del tejido conjuntivo), en los tejidos de la piel que la persona promedio.

El sistema inmune produce mastocitos que van a todos los tejidos del cuerpo. Contienen histamina y otros químicos que se liberan para enviar señales al cerebro. Un aumento de histaminas puede causar picazón, e irritación de la piel.

El papel del sistema nervioso y la picazón

Sabemos que el dolor de la fibromialgia está relacionado con nuestro sistema nervioso central. Nuestro sistema nervioso ha aumentado los sensores que conducen a una mayor cantidad de dolor.

Estos mismos sensores hiperactivos se traducen en dolor y picazón.

En pocas palabras, nuestro cerebro cree que pica cuando no debería. Un ligero toque o una ligera presión puede malinterpretarse como dolor o picazón.

Otras causas para problemas de la piel

Lo que se conoce como “erupción de la fibromialgia” suele ser rojo, elevado y lleno de baches. Puede ser doloroso o pruriginoso, y causar sensaciones de hormigueo en la piel.

Las sensibilidades químicas, o la sensibilidad química múltiple (SQM), también pueden ser responsables de la picazón en la piel y las erupciones.

Las sensibilidades a los alimentos también pueden ser responsables de algunas erupciones e irritaciones de la piel.

También está la cuestión del “ciclo de rasguño”.

 Cuando nuestra piel pica nuestra reacción inicial es arañarla hasta que nos sintamos aliviados. Sin embargo, cuanto más se rasca la piel, más pica la piel y, por lo tanto, se crea un círculo vicioso.

Y no debe ignorarse el hecho de que muchos de los medicamentos para los síntomas de la fibromialgia pueden causar picazón o erupciones cutáneas como efecto secundario.

¿Qué se puede hacer con los problemas de la piel en la fibromialgia?

Encontrar lo que más puede ayudar puede tomar un poco de tiempo, dependiendo de qué está causando el problema, y qué es lo que mejor funciona para tí.

Si tienes sarpullido, lo mejor es consultar a un médico o enfermera, especialmente si sospechas que es un efecto secundario de un medicamento. También es posible que desees ver a un dermatólogo por cualquier irritación continua de la piel.

¡Gracias por leernos! Y ¡compartir!

https://healthizfitness.com/

https://fibromialgiamelilla.wordpress.com/2018/07/12/la-fibromialgia-causa-problemas-en-la-piel-por-que/

¿Cómo Reconocer los Brotes de Fibromialgia Severa y sus Síntomas?


Es más fácil prevenir un brote qué recuperase del, leer este artículo te puede ayudar, comparte para qué tengamos conciencia de ello.

La fibromialgia es una afección a largo plazo que causa dolor y sensibilidad en todo el cuerpo. Los científicos estiman que alrededor de 5 millones de adultos solo en los Estados Unidos se ven afectados por la fibromialgia.

Aunque los hombres y los niños pueden tener el trastorno, se lo ve con mayor frecuencia en las mujeres.

La mayoría de las personas con esta afección son diagnosticadas durante la edad madura.

Cuando los dolores de fibromialgia severa se recrudecen, cada actividad puede parecer más difícil. Todas las personas experimentan brotes de forma diferente, y puede haber diferentes factores desencadenantes dependiendo de la persona.

¿Qué es un brote de fibromialgia?

Algunas personas con fibromialgia pueden experimentar ciertos síntomas de forma regular. Sin embargo, el dolor asociado con la fibromialgia tiende a fluctuar y empeorar.

Cuando los síntomas aumentan temporalmente en número o intensidad, se llama brote o crisis.

Los brotes pueden ocurrir sin previo aviso y es más probable que ocurran si una persona con fibromialgia está estresada o bajo mucha presión.

Un brote puede durar de unos pocos días a semanas a la vez.

Potenciales desencadenantes de un brote

Ciertos factores pueden desencadenar un brote de fibromialgia, como cambios en:

▪ dieta

▪ hormonas

▪ estrés físico o psicológico

▪ programar

▪ dormir

▪ temperatura o clima

▪ tratamiento

Los eventos estresantes, la cirugía o los accidentes pueden empeorar los síntomas de la fibromialgia. Los brotes también pueden ser causados por la falta de sueño o por hacer demasiado o muy poco ejercicio.

Síntomas de los brotes de fibromialgia

El síntoma principal de la fibromialgia es el dolor generalizado. La condición causa dolor, rigidez y sensibilidad en los músculos, tendones y articulaciones. Los síntomas individuales difieren de una persona a otra. Los síntomas pueden variar en intensidad y aparecer y desaparecer.

Los síntomas de la fibromialgia pueden incluir:

▪ dolor en todo el cuerpo, especialmente en la espalda o el cuello

▪ extrema sensibilidad al dolor, luces brillantes, humo y ciertos alimentos

▪ rigidez al permanecer en la misma posición durante largos períodos de tiempo

▪ espasmos musculares

▪ cansancio extremo

▪ sueño de mala calidad

▪ fatiga

▪ problemas para recordar, aprender, prestar atención y concentrarse como “fibro niebla”

▪ habla lenta o confusa

▪ frecuentes dolores de cabeza o migrañas

▪ síndrome del intestino irritable

Alguien con fibromialgia a veces puede experimentar torpeza, mareos, sentirse demasiado caliente o frío, períodos dolorosos, síndrome de piernas inquietas y entumecimiento u hormigueo en manos y pies.

El dolor diario y la prevención del sueño pueden causar problemas en el hogar y el trabajo. El estrés de lidiar con una condición también puede conducir a la ansiedad y la depresión .

Los médicos solían referirse a los puntos sensibles o desencadenantes que causan brotes, pero ya no se utilizan ampliamente. El American College of Rheumatology tiene nuevos criterios para diagnosticar la fibromialgia.

Consejos

Aunque algunos factores desencadenantes de la fibromialgia están más allá del control de una persona, otros pueden controlarse y prevenir los brotes. A menudo es más fácil prevenir un brote que tratar uno.

A continuación encontrará varios cambios y sugerencias sobre el estilo de vida que pueden ayudar a aliviar los síntomas y hacer que la fibromialgia sea más fácil de vivir día a día.

Mantener un registro de desencadenantes

Los desencadenantes de la fibromialgia varían de persona a persona. Mantener un registro de actividades, comidas, horas de sueño y duración, y los síntomas de la fibromialgia pueden ayudar a identificar desencadenantes particulares.

La grabación de estas actividades podría resaltar los patrones de lo que desencadena un brote. Esto podría ayudar a una persona con fibromialgia a descubrir cómo manejar mejor o evitar esos factores desencadenantes.

Reducir el estrés y relajarse

El estrés empeora los síntomas de la fibromialgia. Muchas personas con fibromialgia experimentan estrés y sentimientos de depresión, ansiedad y frustración. Las personas pueden beneficiarse al tratar de evitar o limitar la exposición a situaciones estresantes y tomarse un tiempo para relajarse.

Si bien las técnicas como la meditación o la respiración profunda pueden ayudar a controlar el estrés, es importante que las personas con fibromialgia no eviten por completo la actividad física. Las personas con fibromialgia que dejan de trabajar o dejan de hacer ejercicio no funcionan tan bien como las que se mantienen activas.

Las opciones para ayudar con el manejo del estrés están disponibles e incluyen terapia cognitiva conductual (TCC), terapia de grupo y retroalimentación de profesionales de la salud calificados.

Dormir lo suficiente

La fatiga es uno de los principales síntomas de la fibromialgia. Es esencial que una persona con fibromialgia duerma lo suficiente.

Las prácticas de higiene del sueño que pueden ayudar incluyen ir a la cama y levantarse a la misma hora todos los días y limitar la siesta durante el día.

A veces, las personas con fibromialgia experimentan síndrome de piernas inquietas y dolor que puede interferir con el sueño. Un médico puede recomendar tratamientos para estos problemas, que pueden ayudar a un sueño reparador.

Hacer ejercicio regularmente

La actividad física regular a menudo puede disminuir o mejorar los síntomas de la fibromialgia. Aunque el ejercicio puede aumentar los síntomas del dolor al principio, puede ayudar a prevenir el dolor con el tiempo.

Las actividades que se recomiendan para las personas con fibromialgia incluyen caminar, andar en bicicleta, nadar y hacer ejercicios aeróbicos en el agua. Mantener buenos hábitos de postura, estiramientos y ejercicios de relajación también pueden ayudar.

Para un efecto máximo, se recomienda que las personas con fibromialgia comiencen con ejercicios suaves, como caminar, y desarrollen resistencia e intensidad lentamente.

Los ejercicios de resistencia y fortalecimiento pueden mejorar la fuerza muscular, la discapacidad física, la depresión y la calidad de vida. También pueden mejorar el cansancio, la función y aumentar el estado de ánimo en personas con fibromialgia.

No hacer demasiado

Si bien se recomienda la actividad física regular para ayudar a controlar los síntomas de la fibromialgia, es crucial limitar el esfuerzo excesivo para no hacer demasiado.

La moderación es la clave. Si una persona con fibromialgia hace demasiado en los días en que sus síntomas son buenos, es posible que termine teniendo días más malos. Sin embargo, en los días malos, las personas deberían intentar ser tan activas como puedan. Mantener los niveles de actividad lo más parejos posible proporciona el mejor resultado.

Dieta

Aunque no se recomienda una dieta específica para las personas con fibromialgia, existen ciertos alimentos que parecen empeorar los síntomas de la fibromialgia.

Pruebe una dieta de eliminación, en la que excluya ciertos grupos de alimentos cada semana para ver si los síntomas mejoran. Si los síntomas mejoran después de descartar un cierto tipo de alimento, pueden estar conectados a los síntomas de la fibromialgia.

Mantener una nutrición adecuada ayudará a aumentar los niveles de energía y ayudará a evitar otros problemas de salud.

Fibromialgia y Seguridad Social

Muchas personas con fibromialgia se encuentran incapacitadas para trabajar o reanudar un nivel de vida normal.

Para esas personas, las resoluciones de la Seguridad Social en los Estados Unidos dictan que mientras un médico u osteópata pueda determinar que la enfermedad causa una discapacidad médicamente determinable (MDI), la condición calificará como una discapacidad para los pagos de la Seguridad Social.

Esto significa que un médico debería poder confirmar:

▪ una historia de dolor generalizado

▪ un mínimo de 11 puntos sensibles después del examen

▪ ejemplos repetidos de al menos seis síntomas de fibromialgia

▪ evidencia de que se han descartado otras explicaciones o condiciones.

La Administración de Seguridad Social (SSA) requiere documentación médica que data de 12 meses relacionada con la enfermedad, y puede realizar entrevistas con familiares, amigos, vecinos y empleadores anteriores para confirmar el diagnóstico.

En algunos casos, la SSA puede financiar una consulta para confirmar la naturaleza debilitante de la enfermedad.

Tratamiento de brotes de Fibromialgia

El tratamiento de las crisis de fibromialgia puede ser complicado. Evitar el desarrollo de un brote en primer lugar es menos complicado que tratarlo.

La fibromialgia tiene varios síntomas, lo que significa que ningún tratamiento los reparará a todos. Además, un tratamiento que funciona para una persona puede no funcionar para otra.

Se deben intentar varios tratamientos en diferentes combinaciones antes de que alguien encuentre un plan que funcione para ellos. El plan de tratamiento a menudo será una mezcla de medicamentos y cambios de estilo de vida.

Los medicamentos que pueden ayudar a reducir el dolor de la fibromialgia y mejorar el sueño incluyen:

▪ antidepresivos

▪ medicamentos anticonvulsivos

▪ naltrexona, que es un medicamento anti opioide, puede ser útil

Las terapias de conversación, como la CBT, tienen como objetivo alterar la forma en que una persona piensa sobre las cosas y pueden ayudar a combatir la fibromialgia de una manera más positiva. La psicoterapia también puede ayudar a alguien con fibromialgia a comprender y tratar sus pensamientos y sentimientos.

Hay poca evidencia que demuestre que los tratamientos alternativos como la acupuntura, el masaje y la aromaterapia ayuden con la fibromialgia. Sin embargo, estos métodos pueden ayudar con la relajación y el estrés.

Resumen y Conclusiones sobre los Brotes de Fibromialgia

Los cambios en los medicamentos y el estilo de vida pueden ayudar a tratar la fibromialgia severa y reducir la probabilidad de brotes. La fibromialgia es una enfermedad que se puede tratar y las personas con este trastorno pueden vivir una vida plena.

Participar en el ejercicio regular es una de las maneras más efectivas en que se pueden evitar los brotes de fibromialgia y se puede controlar el dolor.

https://fibromialgiamelilla.wordpress.com/2018/07/12/como-reconocer-los-brotes-de-fibromialgia-severa-y-sus-sintomas/

https://comocurarlafibromialgia.com/