¿Qué tan eficaz es el aceite de CBD para el tratamiento de la fibromialgia?


CBC O MARIHUANA?

By admin  On August 25, 2018 In fibro

En un artículo reciente sobre el uso de la marihuana medicinal para el tratamiento de los síntomas de la fibromialgia, se hicieron comentarios sobre la utilidad de un producto similar llamado CBD (cannabidiol). ¿Qué es exactamente el aceite de CBD y es lo mismo que la marihuana de grado médico? ¿Qué puede hacer exactamente para la fibromialgia?

¿Es legal?

Lo primero que debe saber sobre el petróleo CBD es que es completamente legal en los Estados Unidos, siempre y cuando se hace de cáñamo industrial en lugar de marihuana. Se ve como un suplemento dietético, similar a un suplemento de hierbas como la raíz de valeriana que es comúnmente utilizado por los pacientes de fibromialgia para aliviar el insomnio y la ansiedad.

Hace algunos años hice transcripción médica para un neurólogo pediátrico. Varios padres cuyos niños tenían epilepsia o condiciones de convulsión preguntaron al médico sobre la utilidad del aceite de CBD. Los pacientes de Fibromyalgia se encuentran a menudo en el mismo barco que los niños de estos padres: las opciones farmacéuticas de la prescripción tienen generalmente efectos secundarios que son demasiado debilitante e insoportable. Por lo tanto, los padres que eran conscientes del tratamiento de aceite de CBD inequívocamente lo prefirieron sobre todos los medicamentos recetados porque no tiene efectos secundarios. Sin embargo, el médico siempre respondió con la misma respuesta, que no tenía información al respecto y por lo tanto no estaba dispuesto a asesorar de una manera u otra. Aunque ha habido una serie de estudios realizados sobre la eficacia del aceite de CBD para la epilepsia y la fibromialgia, al parecer, todavía no es suficiente. Es por eso que normalmente encontrará la misma exención de responsabilidad sobre el aceite de CBD que usted hace por otros suplementos: “Estas declaraciones no han sido evaluadas por la FDA. Este producto no tiene la intención de diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad “.

Independientemente de la falta de datos científicos, los pacientes de fibromialgia en casi todos los foros en línea dedicados a la condición mencionan el aceite de CBD y la marihuana como tratamientos altamente eficaces en un momento u otro. Eso significa que merece nuestra atención.

¿Qué es el aceite CBD de todos modos?

“CBD aceite de cáñamo está hecho de alta CBD, bajo THC cáñamo, a diferencia de los productos de marihuana medicinal, que suelen ser de plantas con altas concentraciones de psicoactivo tetrahidrocannabinol (THC). Debido a que el cáñamo contiene sólo trazas de THC, estos productos de aceite de cáñamo no son psicoactivos “, dicen los médicos de Marijuana Médica Inc., líder en productos CBD con receta médica. Añaden que desde CBD interactúa con nuestros sistemas de origen natural y no es psicotrópico, no causará un alto como la marihuana tradicional. Para aquellos que sufren de fibromialgia que también debe funcionar a diario con puestos de trabajo, niños u otras responsabilidades, una opción no psicotrópica puede ser la clave.

Piense en la frecuencia con la que ha tratado de funcionar con productos farmacéuticos recetados para fibro, pero ser derribado por los efectos secundarios de grogginess o fatiga. CBD petróleo también podría ser una gran alternativa para aquellos que no desean utilizar marihuana medicinal por razones religiosas, o para la mayoría que simplemente carecen de acceso legal.

CBD aceite viene en muchas formas, tales como loción, tinturas, gotas, aceite vape, spray, barras de chocolate, bálsamo, cápsulas, crema, e incluso está disponible para mascotas en gotas.

En la comunidad de fibromialgia, las gotas parecen ser la elección número uno, mientras que las cápsulas vienen en segundo lugar.

¿Qué hará el aceite de CBD para mi fibromyalgia?

Los pacientes fibróticos informan de una variedad de síntomas que a menudo se tratan con aceite de CBD, pero recuerden que todos son diferentes. Sin embargo, vale la pena intentar porque los pacientes de fibromialgia informan que ayuda mucho con el dolor crónico, el sueño, la resistencia, la ansiedad, la depresión, la inflamación, los espasmos musculares, la salud mental general y el bienestar, el estado de ánimo y mucho más. De vez en cuando usted encontrará a los que dicen que el aceite de CBD no hace nada para ellos. Sin embargo, debe señalarse que un informe de la FDA muestra que algunos aceites de cáñamo sólo contienen muy poco CDB, mientras que otros no tienen cannabinoides en absoluto. Eso puede explicar por qué algunos pacientes de fibromialgia dicen que no tienen ninguna respuesta al aceite en absoluto. En otras palabras, la calidad importa y sería útil revisar el informe para ver las marcas relevantes.

¿Dónde puedo obtener el aceite CBD?

Hay distribuidores de aceite CBD de alta calidad en todo el Internet, incluyendo Amazon, donde puede revisar las críticas de miles de personas y buscar los productos más valorados. Además, la mayoría de las tiendas locales de alimentos saludables lo llevan de una o muchas maneras. La clave es hacer su investigación mediante el control de fuentes en línea y hablar con otros pacientes de fibromialgia para ver qué marcas y distribuidores han sido los más útiles. Si ha encontrado una marca especialmente buena, por favor comparta con nosotros y díganos cómo el aceite de CBD ha ayudado a sus síntomas de fibromialgia.

Los efectos neurológicos y psicológicos de la fibromialgia en la mujer.


By admin  On August 11, 2018 In Fibromyalgia Leave a comment 

El síndrome de fibromialgia es una enfermedad que puede afectar el bienestar psicológico y neurológico de las mujeres.

El síndrome de fibromialgia (FMS) se define como un dolor musculoesquelético y sensibilidad en todo el cuerpo (Bjorkegren, Wallander, Johansson & Svardsudd, 2009). FMS es una enfermedad crónica. Hice la hipótesis de que FMS puede afectar negativamente a las mujeres tanto neurológica como psicológicamente.

El propósito de este artículo fue esclarecer esta enfermedad al discutir las causas de la fibromialgia, el proceso de diagnóstico, los efectos neurológicos, los efectos psicológicos, los problemas de relación que uno enfrenta al momento del diagnóstico y los tratamientos disponibles para ayudar a aliviar estos efectos en pacientes con FMS.

Los efectos neurológicos y psicológicos de la fibromialgia en las mujeres

Con frecuencia, muchas mujeres en la sociedad actual lidian con enfermedades crónicas. El dolor crónico generalizado es el síntoma de muchas enfermedades, pero particularmente estos síntomas se observan en la fibromialgia (Mundal, Grawe, Bjorngaard, Linakar y Fors, 2014). El propósito de este trabajo fue evaluar la investigación del bienestar neurológico y psicológico de mujeres con FMS. Al hacerlo, el objetivo de mi investigación fue explorar esta enfermedad y determinar las causas, cómo se diagnostica, los efectos neurológicos y psicológicos, las dificultades de las relaciones cuando se trata de fibromialgia y cómo se trata esta enfermedad para mantener una salud y estilo de vida satisfactorio. La fibromialgia puede afectar negativamente el bienestar neurológico y psicológico de las mujeres que han sido diagnosticadas con este dolor crónico.

La fibromialgia es un tema en constante crecimiento en el campo de la medicina.

Se ha convertido en una enfermedad altamente diagnosticada y mal diagnosticada en todo el mundo (Topbas et al., 2005). Esta enfermedad debilitante es importante de entender porque las mujeres se ven afectadas tanto neurológica como psicológicamente (Desmeules et al., 2012; Montoro, Duschek, Muñoz Ladrón de Guevara, Fernández-Serrano y Reyes del Paso, 2014). La fibromialgia afecta la anatomía del cerebro, los músculos y los nervios de todo el cuerpo y causa fatiga, sensibilidad y dolor intenso (Bongiorno, 2012).

Esta enfermedad también afecta el bienestar psicológico de uno. Muchos experimentan depresión y ansiedad (Desmeules et al., 2012). Cuanto más se pueda entender sobre esta enfermedad, más se puede tratar y vivir con fibromialgia. Al abordar este tema, se abordarán las siguientes áreas de la psicología: psicología neurológica, psicología social y psicología de la salud. Mediante el uso de neuropsicología, el lector debe ser capaz de entender mejor y explicar cómo la fibromialgia puede afectar el cerebro y los elementos físicos. La psicología social se utilizará para abordar cómo esta enfermedad afecta los sentimientos y las conductas de las personas. La psicología de la salud abordará los factores psicológicos y conductuales en los que contribuyen a esta enfermedad.

De acuerdo con Tobas et al. (2005), la prevalencia de fibromialgia en la población femenina fue aproximadamente del 3,6% para las personas de 20 a 49 años, mientras que este porcentaje fue mayor al 10,1% para los 50-59 años de edad. Con la frecuencia de ocurrencia cada vez más prominente, es importante comprender esta enfermedad, incluidos los síntomas y las causas. La fibromialgia es una enfermedad clínica que a menudo se concluye que es solo “de la mente” (Wait, 2014). Aunque esta enfermedad ahora se considera una enfermedad clínica y neurológica, a menudo incluye un largo viaje hacia un diagnóstico.

Diagnosticar la Fibromialgia

A diferencia de muchas enfermedades, la fibromialgia no suele ser el primer diagnóstico y viene después de muchas pruebas diferentes para otras enfermedades autoinmunes como el lupus. Según Wierwillie (2011), el caso general sería una mujer que ha sufrido dolor crónico durante un período de tiempo superior a tres meses. El dolor por lo general está generalizado en los músculos y las articulaciones de la parte superior e inferior del cuerpo (Wierwillie, 2011). Además del dolor generalizado, muchos pacientes también experimentan rigidez y fatiga severa. Esta enfermedad musculoesquelética se incluye en la categoría de reumatismo muscular que define síntomas que se inician gradualmente en diferentes lugares del cuerpo y, finalmente, irradian a todo el cuerpo (Wierwillie, 2011). El médico, después de diagnosticar erróneamente muchas veces debido a síntomas similares de otras enfermedades, realiza un examen físico que revela un aumento del dolor en al menos diez puntos en lugares específicos del cuerpo del paciente (Wierwillie, 2011) (consulte el Apéndice A para ver el cuadro de puntos sensibles).

La fibromialgia con demasiada frecuencia se diagnostica erróneamente porque los síntomas y la gravedad no siempre se alinean con los criterios de diagnóstico (Wierwillie, 2011). Según Wierwillie (2011), los criterios de diagnóstico no pueden aplicarse universalmente, lo que provoca una “ausencia de absoluto”. No hay una prueba o exploración de sangre que pueda identificar o diagnosticar positivamente a una persona con fibromialgia (Wierwillie, 2011). Tratar con los médicos durante el proceso de diagnóstico de esta enfermedad no siempre es fácil. Con frecuencia, los médicos y el diagnóstico erróneo de Fibromialgia pueden ser difíciles para el paciente y no siempre útiles para el paciente (Undeland & Malterud, 2007). Los pacientes con fibromialgia experimentan falta de respeto, incomprensión y limitación a la atención que reciben de sus médicos porque esta enfermedad es invisible incluso para el ojo entrenado (Undeland & Malterud, 2007). La fibromialgia abarca muchos efectos neurológicos y psicológicos que el médico adecuado puede examinar y diagnosticar.

Efectos neurológicos de la fibromialgia

La función de memoria implícita se ve afectada en pacientes con fibromialgia (Duschek, Werner, Winkelmann y Wankner, 2013). Se refiere a la conciencia inconsciente de la influencia de las experiencias pasadas sobre las conductas actuales en las experiencias actuales (Duschek, Werner, Winkelmann y Wankner, 2013). Los investigadores encontraron que en pacientes con fibromialgia mostraron significativamente menos respuestas correctas cuando se les administraba una tarea de memoria implícita. Los controles sanos obtuvieron una puntuación significativamente mejor. Estos resultados se tradujeron en sugerencias que implicaban que había una función implícita de la memoria implícita que reducía la influencia del comportamiento del paciente (Duschek, Werner, Winkelmann y Wankner, 2013).

Los pacientes con fibromialgia pueden experimentar muchos efectos neurológicos diferentes. Según Montoro, Duscheck, Guevara, Fernández-Serrano y Reyes del Paso (2014), existen evidencias que sugieren que los pacientes con fibromialgia padecen déficits cognitivos. Una forma de investigar esta idea es medir la respuesta aberrante del flujo sanguíneo cerebral durante una tarea de cognición. El flujo sanguíneo cerebral es importante porque se ha investigado y la evidencia apunta a una relación entre él y la actividad neuronal (Guevara et al., 2014). La actividad neuronal es un factor importante en por qué las personas con fibromialgia pueden experimentar “niebla” cerebral o actividad cerebral inferior frente a la actividad cerebral o el flujo sanguíneo cerebral de una mujer sana (Guevara et al., 2014). El flujo sanguíneo cerebral y las anomalías cognitivas son uno de los muchos efectos neurológicos.

En el funcionamiento relacionado, se demostró que la proteína SNAP-25 contribuye a la fusión de vesículas sinápticas y a la membrana plasmática en la neurotransmisión en todo el cerebro (Balkarli, Sengul, Tepeli, Balkarli y Cobankara, 2014). La proteína SNAP-25 puede ser un indicador clave de los efectos neurológicos del cerebro en pacientes con fibromialgia (Balkarli et al., 2014). Se ha observado un aumento en el gen SNAP-25 en pacientes con fibromialgia. Este gen se ha visto como un factor en otras enfermedades y trastornos y podría ser una de las principales razones de los trastornos neurológicos, psicológicos y cognitivos observados en pacientes con fibromialgia (Balkarli et al., 2014).

Otros síntomas relacionados con la fibromialgia son los dolores de cabeza por tensión, el síndrome del intestino irritable y el síndrome de dolor miofacial que recaen en los síndromes de sensibilización central (Balkarli et al., 2014). El dolor musculosquelético y la sensibilidad se encuentran dentro de la categoría etiopatogénesis (Balkarli et al., 2014). La relación entre la proteína SNAP-25 y la etiopatogenia se ha estudiado pero no se conoce claramente. Los investigadores documentaron a través de estudios que hubo un aumento en la proteína SNAP-25 en pacientes con fibromialgia versus mujeres sanas (Balkarli et al., 2014). Podría ser que estos factores puedan ser una forma de evaluar genéticamente la fibromialgia. Este no fue el único vínculo que existe entre las vías neurológicas y la fibromialgia.

La fibromialgia también se ha relacionado con las vías inmune-hormonales prolongadas (Breeding, Russell & Nicolson, 2012). La activación inmune es prolongada, lo que afecta el estrés oxidativo y nitrogenado, lo que conduce a subyugación hormonal, fatiga y dolor neuropático (Breeding, Russell & Nicolson, 2012). Estas vías pueden ser la razón del dolor neurológico crónico que los pacientes con fibromialgia experimentan a diario (Breeding, Russell y Nicolson, 2012). Estas vías también podrían ser una causa o desencadenante de la fibromialgia.

Cuestiones como eventos traumáticos, estrés emocional o infección crónica no resuelta pueden ser una explicación parcial de la aparición del síndrome de fibromialgia (Breeding, Russell y Nicolson, 2012).

Un mecanismo de procesamiento del dolor central disfuncional conduce a una sensibilidad al dolor generalizada que explica el dolor crónico generalizado asociado con la fibromialgia (Stahl, 2009). Hay vías que atraviesan la médula espinal que están involucradas en la percepción del dolor a través de los centros cerebrales superiores (Stahl, 2009). Estas vías consisten en varios neurotransmisores que afectan el dolor, el estado de ánimo y muchos otros síntomas que se observan en pacientes con fibromialgia. Los neurotransmisores involucrados son serotonina, noradrenalina y otros como la dopamina (Stahl, 2009). Per Stahl (2009), las entradas de nocicepción son vías ascendentes y descendentes que son parte del proceso bidireccional de paso neuronal a través de la médula espinal hacia el cerebro. Estas vías actúan como moduladores de la percepción del dolor y regulan las vías del dolor. Hay una anormalidad en este procesamiento del dolor en pacientes con fibromialgia.

Estos neurotransmisores no solo están involucrados en la percepción y el procesamiento del dolor, sino que estos mismos neurotransmisores también afectan el bienestar psicológico de los pacientes con fibromialgia (Stahl, 2009).

Efectos psicológicos de la fibromialgia

Se ha informado que la angustia psicológica es elevada en pacientes con fibromialgia (Sayar, Guleca, Topbas y Kalyoncu, 2004). Específicamente, los pacientes informan depresión y ansiedad como dos efectos principales de la fibromialgia (Sayar, Guleca, Topbas y Kalyoncu, 2004). Per Sayar, Guleca, Topbas y Kalyoncu, (2004), la depresión oscila entre el 26-80% de los pacientes con fibromialgia junto con el 51-63% de los pacientes con ansiedad. Como se puede ver en estas estadísticas, la depresión y la ansiedad comórbidas existen entre los pacientes con fibromialgia. La angustia psicológica puede estar relacionada con el grado de dolor que sufre un paciente con fibromialgia (Sayar, Guleca, Topbas y Kalyoncu, 2004). Con este conocimiento, es difícil saber si la fibromialgia causa la angustia psicológica o si es causada por la angustia psicológica.

Los pacientes con fibromialgia padecen dolor neurológico relacionado con anomalías emocionales y cognitivas (Desmeules, Piguet, Besson, Chabert, Rapiti, Rebsamen, Rossier, Curtin, Dayer y Cedraschi, 2012). Los pacientes con fibromialgia, a los que se informó que no podían dejar de recibir apoyo medicinal para esta enfermedad, informaron una mayor angustia psicológica (Desmeules et al., 2012). A escala global, los pacientes con fibromialgia mostraron una vulnerabilidad psicológica que podría estar relacionada con “un modulador en el metabolismo de neurotransmisores monoaminérgicos llamado Cathechol-O-Metil-Transferasa Val158MET Polimorfismo” (COMT VAL158Met) (Desmeules et al., 2012). Esta enzima se ha asociado con el bienestar psicológico de los pacientes con fibromialgia.

COMT VAL158Met polimorfismo fue elevado en pacientes que estaban tomando medicamentos para esta enfermedad e incapaces de detener la ingesta en comparación con los pacientes que fueron capaces de detener la ingesta de medicamentos (Desmeules et al., 2012). La enzima COMT VAL158Met puede ser otra visión para diagnosticar cuando uno sufre de Fibromialgia. El bienestar psicológico de los pacientes con fibromialgia abarca más que anomalías como la depresión y la ansiedad.

El bienestar espiritual se puede observar como parte del bienestar psicológico. Se ha demostrado que el bienestar espiritual afecta la relación entre los patrones de síntomas y la incertidumbre en pacientes con fibromialgia (Anema, Johnson, Zeller, Fogg y Zetterlund, 2009). Cuando uno considera los síntomas y desafíos que son aparte de la fibromialgia, se puede deducir que el bienestar espiritual de un individuo puede verse afectado (Anema, Johnson, Zeller, Fogg & Zetterlund, 2009). Una sensación de incertidumbre puede ser una fuente de estrés para los pacientes con fibromialgia. La incertidumbre tiene un efecto sobre el bienestar psicosocial (Anema, Johnson, Zeller, Fogg y Zetterlund, 2009)..

El síndrome de fibromialgia es una enfermedad que puede afectar el bienestar psicológico y neurológico de las mujeres. El síndrome de fibromialgia (FMS) se define como un dolor musculoesquelético y sensibilidad en todo el cuerpo (Bjorkegren, Wallander, Johansson & Svardsudd, 2009). FMS es una enfermedad crónica. Hice la hipótesis de que FMS puede afectar negativamente a las mujeres tanto neurológica como psicológicamente. El propósito de este artículo fue esclarecer esta enfermedad al discutir las causas de la fibromialgia, el proceso de diagnóstico, los efectos neurológicos, los efectos psicológicos, los problemas de relación que uno enfrenta al momento del diagnóstico y los tratamientos disponibles para ayudar a aliviar estos efectos en pacientes con FMS.

Los efectos neurológicos y psicológicos de la fibromialgia en las mujeres.

Con frecuencia, muchas mujeres en la sociedad actual lidian con enfermedades crónicas. El dolor crónico generalizado es el síntoma de muchas enfermedades, pero particularmente estos síntomas se observan en la fibromialgia (Mundal, Grawe, Bjorngaard, Linakar y Fors, 2014). El propósito de este trabajo fue evaluar la investigación del bienestar neurológico y psicológico de mujeres con FMS. Al hacerlo, el objetivo de mi investigación fue explorar esta enfermedad y determinar las causas, cómo se diagnostica, los efectos neurológicos y psicológicos, las dificultades de las relaciones cuando se trata de fibromialgia y cómo se trata esta enfermedad para mantener una salud y estilo de vida satisfactorio. La fibromialgia puede afectar negativamente el bienestar neurológico y psicológico de las mujeres que han sido diagnosticadas con este dolor crónico.

La fibromialgia es un tema en constante crecimiento en el campo de la medicina.

Se ha convertido en una enfermedad altamente diagnosticada y mal diagnosticada en todo el mundo (Topbas et al., 2005). Esta enfermedad debilitante es importante de entender porque las mujeres se ven afectadas tanto neurológica como psicológicamente (Desmeules et al., 2012; Montoro, Duschek, Muñoz Ladrón de Guevara, Fernández-Serrano y Reyes del Paso, 2014). La fibromialgia afecta la anatomía del cerebro, los músculos y los nervios de todo el cuerpo y causa fatiga, sensibilidad y dolor intenso (Bongiorno, 2012).

Esta enfermedad también afecta el bienestar psicológico de uno. Muchos experimentan depresión y ansiedad (Desmeules et al., 2012). Cuanto más se pueda entender sobre esta enfermedad, más se puede tratar y vivir con fibromialgia. Al abordar este tema, se abordarán las siguientes áreas de la psicología: psicología neurológica, psicología social y psicología de la salud. Mediante el uso de neuropsicología, el lector debe ser capaz de entender mejor y explicar cómo la fibromialgia puede afectar el cerebro y los elementos físicos. La psicología social se utilizará para abordar cómo esta enfermedad afecta los sentimientos y las conductas de las personas. La psicología de la salud abordará los factores psicológicos y conductuales en los que contribuyen a esta enfermedad.

De acuerdo con Tobas et al. (2005), la prevalencia de fibromialgia en la población femenina fue aproximadamente del 3,6% para las personas de 20 a 49 años, mientras que este porcentaje fue mayor al 10,1% para los 50-59 años de edad. Con la frecuencia de ocurrencia cada vez más prominente, es importante comprender esta enfermedad, incluidos los síntomas y las causas. La fibromialgia es una enfermedad clínica que a menudo se concluye que es solo “de la mente” (Wait, 2014). Aunque esta enfermedad ahora se considera una enfermedad clínica y neurológica, a menudo incluye un largo viaje hacia un diagnóstico.

Diagnosticar la Fibromialgia.

A diferencia de muchas enfermedades, la fibromialgia no suele ser el primer diagnóstico y viene después de muchas pruebas diferentes para otras enfermedades autoinmunes como el lupus. Según Wierwillie (2011), el caso general sería una mujer que ha sufrido dolor crónico durante un período de tiempo superior a tres meses. El dolor por lo general está generalizado en los músculos y las articulaciones de la parte superior e inferior del cuerpo (Wierwillie, 2011). Además del dolor generalizado, muchos pacientes también experimentan rigidez y fatiga severa. Esta enfermedad musculoesquelética se incluye en la categoría de reumatismo muscular que define síntomas que se inician gradualmente en diferentes lugares del cuerpo y, finalmente, irradian a todo el cuerpo (Wierwillie, 2011).

El médico, después de diagnosticar erróneamente muchas veces debido a síntomas similares de otras enfermedades, realiza un examen físico que revela un aumento del dolor en al menos diez puntos en lugares específicos del cuerpo del paciente (Wierwillie, 2011) (consulte el Apéndice A para ver el cuadro de puntos sensibles).

La fibromialgia con demasiada frecuencia se diagnostica erróneamente porque los síntomas y la gravedad no siempre se alinean con los criterios de diagnóstico (Wierwillie, 2011). Según Wierwillie (2011), los criterios de diagnóstico no pueden aplicarse universalmente, lo que provoca una “ausencia de absoluto”. No hay una prueba o exploración de sangre que pueda identificar o diagnosticar positivamente a una persona con fibromialgia (Wierwillie, 2011). Tratar con los médicos durante el proceso de diagnóstico de esta enfermedad no siempre es fácil. Con frecuencia, los médicos y el diagnóstico erróneo de Fibromialgia pueden ser difíciles para el paciente y no siempre útiles para el paciente (Undeland & Malterud, 2007). Los pacientes con fibromialgia experimentan falta de respeto, incomprensión y limitación a la atención que reciben de sus médicos porque esta enfermedad es invisible incluso para el ojo entrenado (Undeland & Malterud, 2007). La fibromialgia abarca muchos efectos neurológicos y psicológicos que el médico adecuado puede examinar y diagnosticar.

Efectos neurológicos de la fibromialgia

La función de memoria implícita se ve afectada en pacientes con fibromialgia (Duschek, Werner, Winkelmann y Wankner, 2013). Se refiere a la conciencia inconsciente de la influencia de las experiencias pasadas sobre las conductas actuales en las experiencias actuales (Duschek, Werner, Winkelmann y Wankner, 2013). Los investigadores encontraron que en pacientes con fibromialgia mostraron significativamente menos respuestas correctas cuando se les administraba una tarea de memoria implícita. Los controles sanos obtuvieron una puntuación significativamente mejor. Estos resultados se tradujeron en sugerencias que implicaban que había una función implícita de la memoria implícita que reducía la influencia del comportamiento del paciente (Duschek, Werner, Winkelmann y Wankner, 2013).

Los pacientes con fibromialgia pueden experimentar muchos efectos neurológicos diferentes. Según Montoro, Duscheck, Guevara, Fernández-Serrano y Reyes del Paso (2014), existen evidencias que sugieren que los pacientes con fibromialgia padecen déficits cognitivos. Una forma de investigar esta idea es medir la respuesta aberrante del flujo sanguíneo cerebral durante una tarea de cognición. El flujo sanguíneo cerebral es importante porque se ha investigado y la evidencia apunta a una relación entre él y la actividad neuronal (Guevara et al., 2014). La actividad neuronal es un factor importante en por qué las personas con fibromialgia pueden experimentar “niebla” cerebral o actividad cerebral inferior frente a la actividad cerebral o el flujo sanguíneo cerebral de una mujer sana (Guevara et al., 2014). El flujo sanguíneo cerebral y las anomalías cognitivas son uno de los muchos efectos neurológicos.

En el funcionamiento relacionado, se demostró que la proteína SNAP-25 contribuye a la fusión de vesículas sinápticas y a la membrana plasmática en la neurotransmisión en todo el cerebro (Balkarli, Sengul, Tepeli, Balkarli y Cobankara, 2014). La proteína SNAP-25 puede ser un indicador clave de los efectos neurológicos del cerebro en pacientes con fibromialgia (Balkarli et al., 2014). Se ha observado un aumento en el gen SNAP-25 en pacientes con fibromialgia. Este gen se ha visto como un factor en otras enfermedades y trastornos y podría ser una de las principales razones de los trastornos neurológicos, psicológicos y cognitivos observados en pacientes con fibromialgia (Balkarli et al., 2014).

Otros síntomas relacionados con la fibromialgia son los dolores de cabeza por tensión, el síndrome del intestino irritable y el síndrome de dolor miofacial que recaen en los síndromes de sensibilización central (Balkarli et al., 2014). El dolor musculosquelético y la sensibilidad se encuentran dentro de la categoría etiopatogénesis (Balkarli et al., 2014). La relación entre la proteína SNAP-25 y la etiopatogenia se ha estudiado pero no se conoce claramente. Los investigadores documentaron a través de estudios que hubo un aumento en la proteína SNAP-25 en pacientes con fibromialgia versus mujeres sanas (Balkarli et al., 2014). Podría ser que estos factores puedan ser una forma de evaluar genéticamente la fibromialgia. Este no fue el único vínculo que existe entre las vías neurológicas y la fibromialgia.

La fibromialgia también se ha relacionado con las vías inmune-hormonales prolongadas (Breeding, Russell & Nicolson, 2012). La activación inmune es prolongada, lo que afecta el estrés oxidativo y nitrogenado, lo que conduce a subyugación hormonal, fatiga y dolor neuropático (Breeding, Russell & Nicolson, 2012). Estas vías pueden ser la razón del dolor neurológico crónico que los pacientes con fibromialgia experimentan a diario (Breeding, Russell y Nicolson, 2012). Estas vías también podrían ser una causa o desencadenante de la fibromialgia. Cuestiones como eventos traumáticos, estrés emocional o infección crónica no resuelta pueden ser una explicación parcial de la aparición del síndrome de fibromialgia (Breeding, Russell y Nicolson, 2012).

Un mecanismo de procesamiento del dolor central disfuncional conduce a una sensibilidad al dolor generalizada que explica el dolor crónico generalizado asociado con la fibromialgia (Stahl, 2009). Hay vías que atraviesan la médula espinal que están involucradas en la percepción del dolor a través de los centros cerebrales superiores (Stahl, 2009). Estas vías consisten en varios neurotransmisores que afectan el dolor, el estado de ánimo y muchos otros síntomas que se observan en pacientes con fibromialgia. Los neurotransmisores involucrados son serotonina, noradrenalina y otros como la dopamina (Stahl, 2009). Per Stahl (2009), las entradas de nocicepción son vías ascendentes y descendentes que son parte del proceso bidireccional de paso neuronal a través de la médula espinal hacia el cerebro. Estas vías actúan como moduladores de la percepción del dolor y regulan las vías del dolor. Hay una anormalidad en este procesamiento del dolor en pacientes con fibromialgia.

Estos neurotransmisores no solo están involucrados en la percepción y el procesamiento del dolor, sino que estos mismos neurotransmisores también afectan el bienestar psicológico de los pacientes con fibromialgia (Stahl, 2009).

Efectos psicológicos de la fibromialgia

Se ha informado que la angustia psicológica es elevada en pacientes con fibromialgia (Sayar, Guleca, Topbas y Kalyoncu, 2004). Específicamente, los pacientes informan depresión y ansiedad como dos efectos principales de la fibromialgia (Sayar, Guleca, Topbas y Kalyoncu, 2004). Per Sayar, Guleca, Topbas y Kalyoncu, (2004), la depresión oscila entre el 26-80% de los pacientes con fibromialgia junto con el 51-63% de los pacientes con ansiedad. Como se puede ver en estas estadísticas, la depresión y la ansiedad comórbidas existen entre los pacientes con fibromialgia. La angustia psicológica puede estar relacionada con el grado de dolor que sufre un paciente con fibromialgia (Sayar, Guleca, Topbas y Kalyoncu, 2004). Con este conocimiento, es difícil saber si la fibromialgia causa la angustia psicológica o si es causada por la angustia psicológica.

Los pacientes con fibromialgia padecen dolor neurológico relacionado con anomalías emocionales y cognitivas (Desmeules, Piguet, Besson, Chabert, Rapiti, Rebsamen, Rossier, Curtin, Dayer y Cedraschi, 2012). Los pacientes con fibromialgia, a los que se informó que no podían dejar de recibir apoyo medicinal para esta enfermedad, informaron una mayor angustia psicológica (Desmeules et al., 2012). A escala global, los pacientes con fibromialgia mostraron una vulnerabilidad psicológica que podría estar relacionada con “un modulador en el metabolismo de neurotransmisores monoaminérgicos llamado Cathechol-O-Metil-Transferasa Val158MET Polimorfismo” (COMT VAL158Met) (Desmeules et al., 2012). Esta enzima se ha asociado con el bienestar psicológico de los pacientes con fibromialgia.

COMT VAL158Met polimorfismo fue elevado en pacientes que estaban tomando medicamentos para esta enfermedad e incapaces de detener la ingesta en comparación con los pacientes que fueron capaces de detener la ingesta de medicamentos (Desmeules et al., 2012). La enzima COMT VAL158Met puede ser otra visión para diagnosticar cuando uno sufre de Fibromialgia. El bienestar psicológico de los pacientes con fibromialgia abarca más que anomalías como la depresión y la ansiedad.

El bienestar espiritual se puede observar como parte del bienestar psicológico. Se ha demostrado que el bienestar espiritual afecta la relación entre los patrones de síntomas y la incertidumbre en pacientes con fibromialgia (Anema, Johnson, Zeller, Fogg y Zetterlund, 2009). Cuando uno considera los síntomas y desafíos que son aparte de la fibromialgia, se puede deducir que el bienestar espiritual de un individuo puede verse afectado (Anema, Johnson, Zeller, Fogg & Zetterlund, 2009). Una sensación de incertidumbre puede ser una fuente de estrés para los pacientes con fibromialgia. La incertidumbre tiene un efecto sobre el bienestar psicosocial (Anema, Johnson, Zeller, Fogg y Zetterlund, 2009)..

Mi Blog y yo


Sígueme, espero serte útil, comparte tu historia, junt@s llegaremos más lejos.

Mi historia tu historia, lo qué cuentan los expertos.

Todo lo qué debemos saber, ponerle nombre a cada síntoma, cada situación, saber qué no estamos solos.

#fibromialgia #fatigacronica #dolor #insomnio #colomirritable #vejigairritable #dolorbucal #sindromedesjogrem #nieblafibro #depresion #todosobrefibromial #asociaciones #medicosespecializados #unidadesdeldolor y un largo etc.

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com
https://convivirconfibromialgia.com/

Los 100 sintomas de la Fibromialgia


TODOS UNIDOS POR SFM-SFC/EM-SQM/IQM___***___MÁS ALLÁ DEL DOLOR

10 DE JUNIO DE 2008 – 20:47 FIBROMIALGIA (FM)

Hace 10 años ya se sabían muchas cosas sobre este síndrome llamado Fibromialgia, Fatiga Crónica y todos sus añadidos, pero los médicos nos miraban como ha bichos raros.

19 de agosto de 2018

Extraído del libro “Prisonniers de la Fibromyalgie, ou maladie de la fatigue chronique, l’espoir retrouvé” del Dr. André Mergui

  • Silbidos o zumbidos de oídos: son ruidos ininterrumpidos que resuenan en la cabeza. Provienen de espasmos de los músculos tensores del tímpano y responden a dos o varios sonidos, modificación del zumbido en la masticación. El zumbido es muy invalidante porque ese ruido incesante y obsesivo que resuena en la cabeza acaba por dar la sensación de volverte loco. Los pacientes describen también impresiones de campanillas, disminución de la agudeza auditiva y pruritos ocasionales.
  • Alergia: hipersensibilidad a los alérgenos de toda clase (medicamentos, alimentos, polución), les irrita todo. Este estado puede congestionar la nariz, dar también picores y quemazón en los ojos que les lloran a menudo.

  • Amigdalitis y laringitis frecuentes, porque la pérdida del eje disminuye la buena ventilación de esta zona y favorece la inflamación.

  • Ansiedad.

  • Apnea del sueño.

  • Articulación temporo-mandibular; articulación silenciosa e indolora a veces, o por el contrario, dolorosa al abrir o cerrar la boca, provocando un crujido o una sensación de que la mandíbula se ha salido del sitio. Puede crepitar, dislocarse, desacoplarse.

  • Astenia y fatiga crónica.

  • Audición: pérdida de las bajas frecuencias o disminución de la agudeza auditiva.

  • Disminución del rendimiento físico, impresión de haber envejecido, imposibilidad “de llevar todo el trabajo que hacíamos”, sensación de estar sobrecargados, de estar al máximo de nuestras posibilidades.

  • Disminución del rendimiento intelectual, impresión de haber perdido la vivacidad de espíritu.

  • Baja de resultados sexuales y sobretodo de la libido.

  • Biopsia: la fibromialgia no se descubre en los exámenes de tejidos microscópicos habituales.

  • Boca: está muchas veces seca como en el síndrome de Sjögren. Es difícil abrirla totalmente. La desviación al abrirla o cerrarla es frecuente.

  • Sofocos.

  • Zumbidos de oídos.

  • Niebla: es así como los pacientes hablan del sentimiento que tienen de lo que les envuelve, estado de confusión que los americanos denominan fibrofog.

  • Bruxismo: los dientes rechinan de día y de noche; las mandíbulas están siempre apretadas, sin conocer el mínimo reposo.

  • Túnel carpiano: la fibromialgia puede provocar signos que se parecen al síndrome del túnel carpiano.

  • Circulación sanguínea: parece perturbada con cambios en la coloración cutánea pueden ser observadas sobre los lóbulos de las orejas, en las manos o en los tobillos. Los pacientes describen una sensibilidad exagerada al frío.

  • Cuellos dentales: un número de pacientes sufren de sensibilidad en el cuello dental, zona que une el diente con la encía.

  • Colon irritable: cólicos y alternancia de diarrea y estreñimiento. Es una queja de tener los intestinos frágiles, de tolerar cada vez menos los alimentos. Le parece que la digestión “no se hace, que todo le queda en el estómago”.

  • Concentración: los problemas de concentración hacen olvidarse del lugar donde ha dejado su coche.

  • Conducto auditivo: da la impresión de estar taponado, fabrica cerumen en exceso.

  • Almohada: es indispensable en todos sus desplazamientos. Su almohada le permite meterse en la cama conservando la altitud curvada que impone el cuerpo.

  • Rampas musculares unilaterales nocturnas: debidas al calor o al simple roce con la sábana.

  • Picores y rascarse incontrolablemente la piel: a nivel de los tobillos o los ante-brazos.

  • Diente: Cuando un diente está en mala oclusión con su antagonista, se manifiesta con gran ruido, su sufrimiento es sobre el resto del cuerpo, pero raramente sobre el maxilar.

  • Desviación de la mandíbula al abrir o cerrar la boca.

  • Depresión asociada a un estado ansioso permanente, a veces a una pérdida de apetito, a crisis de pánico o a crisis de llanto.

  • Dedos rojos o blancos y helados.

  • Dificultades para abrir la mandíbula o cerrarla.

  • Dificultades para subir o bajar escaleras.

  • Dificultades para levantar o bajar los brazos.

  • Dificultades para tragar, atragantamientos, disfagia.

  • Dificultad para hablar: falta de voz o falta de fuerzas para articular palabras.

  • Dificultad para expresarse o comunicarse.

  • Distorsión de sensaciones, el beso, el roce cutáneo pueden ser dolorosos.

  • Dolores de cabeza que toman la forma de migraña, dolor vascular, de tensión sobre la parte unilateral, de dolor de la sien o de dolor detrás de los ojos, detrás de los párpados.

  • Dolores espontáneos difusos y lacerantes: músculos, tendones, ligamentos y la piel. Son todas a la vez una sensación de quemazón, picazón, tirón. Cambian de lugar, de intensidad y de carácter con el tiempo, la humedad, el estrés, la actividad física o el aire ambiental. Ninguna parte del cuerpo está sin dolor, de la mano hasta la espalda, del pie a la cintura, de las lumbares a la punta de la cabeza, tibia, talón, etc.

  • Dolores faciales: estos dolores unilaterales se sitúan sobre la proyección cutáneo del canino superior o del diente de seis años. Irradian hacia la órbita.

  • Dolor a la presión de la articulación temporo-mandibular: pero solo unilateral.

  • Dolor al masticar.

  • Dolores de reglas: exacerbación de ellas.

  • Dolor torácico unilateral: perceptible entre los dos lados a 4 cm. del borde del esternón o detrás a 5 cm. de las apófisis espinosas. Este dolor se encuentra casi siempre a la izquierda sobre la 5ª costilla e impide al sujeto de llenar sus pulmones como querría. Este dolor por su asiento intercostal puede hacer pensar en un dolor precordial.

  • Dolores musculares unilaterales a la presión: el Collage Americano de Reumatología (ACR) a descrito los nuevos puntos bilaterales dolorosos siguientes en 1990. Cuando once de estos 18 puntos son dolorosos a la presión, el sujeto tiene según l’ACR 88% de probabilidades de ser fibromiálgico.

o Punto bajo occipital, en la inserción del músculo a nivel del nervio de Arnold

o Punto cervical a nivel C5-C7

o Punto en medio del borde superior del trapecio

o Punto epicondrial situado a dos centímetros de la inserción ósea sobre el antebrazo

o Punto entre el omoplato y la columna

o Punto gran trocánter

o Punto intercostal anterior situado a dos centímetros del esternón

o Punto glúteo

o Punto rodilla interna situado por encima de la rodilla al nivel de la pata de ganso

  • Dolores vulvares.
  • Endometriosis.

  • Engrosamiento de los miembros y sensación de hormigueo .

  • Extremidades blancas y frías en invierno: los dedos no pueden soportar el frío y la mano se queda fría en invierno como en la enfermedad de Raynaud.

  • Estado de confusión: en el curso de una conversación, las palabras justas no aparecen, la memoria desfallece sin razón y es difícil de seguir una conversación o una exposición, reconocer lugares familiares, etc.

  • Análisis de sangre: la fibromialgia no se descubre por análisis de sangre habituales.

  • Análisis de sangre particulares: Jon Russell M. D. de la Universidad de Texas A Health science center en San Antonio, estima que la sustancia P. se encuentra en cantidad importante en el cerebro de los fibromialgicos, mientras que la tasa de serotonina seria inferior al normal. La dopamina, la noradrenalina, la histamina, el GABA, el calcitonin.gene.related peptide y todos los neuromediadores estarían perturbados. Todo el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal estaría perturbado, así como el sistema nervioso vegetativo.

  • Fatiga: llega y somos incapaces de efectuar actividades a las que estábamos acostumbrados. Nos lleva directamente a la cama.

  • Falta de hierro.

  • Fertilidad masculina: los trastornos hormonales del eje hipófisis-gónada disminuirían la fertilidad.

  • Fuerza: pérdida a nivel de las manos con predominio unilateral sobre el 4º y el 5º dedo.

  • Escalofríos.

  • Rodillas que se doblan.

  • Hinchamiento unilateral de las extremidades, de los dedos o del pie hasta la rodilla: el anillo no puede ya salir del dedo o la pierna se vuelve súbitamente más gruesa que la otra. Este hinchamiento no concierne a las articulaciones, lo que permite de diferenciarlo de afecciones inflamatorias articulares.

  • Garganta: irritación, dando la impresión de tener como mucosidades en la faringe.

  • Hipersensibilidad a los olores, a la luz, al ruido, al menor tipo de ambiente sonoro, al calor, al frío, se trata de una irritabilidad a todo.

  • Hipersensibilidad alérgica de todas clases (medicamentos, alimentos o aditivos alimentarios, polución). Las reacciones son parecidas a las de una verdadera alergia, pero se distinguen por su capacidad a desaparecer sin desensibilización.

  • Humor cambiante: dependiendo de las tasas de endorfinas circulantes. Estas variaciones de humor no permiten tomar en serio, como verdadero enfermo.

  • Las ideas suicidas son frecuentes, pero por suerte, el paso al acto es muy raro.

  • Estado de confusión.

  • Síndrome de las piernas inquietas, un deseo incontrolable de mover y de levantar las piernas, de pie, sentado o en la cama. Estos movimientos son casi involuntarios.

  • Inadaptación al esfuerzo.

  • Irritabilidad.

  • Libido, pérdida de la sensualidad y del deseo.

  • Torpeza: Se les caen los objetos o se les escapan de las manos. De igual manera, se lesiona, choca, tropieza sin razón aparente.

  • Caminar: sensación de necesitar apoyo para poder seguir y que tiren de nosotros.

  • Masticación difícil: dificultades para morder una manzana. Describen una impresión de masticación loca que no sabe como acabar. Masticar se vuelve penoso.

  • Memoria a corto plazo, perturbada.

  • Movimientos incontrolados de los miembros durante la noche: lo más normal unilateral, síndrome de la pierna sin reposo.

  • Mucosas: sequedad de la boca y de los ojos, parecida a la enfermedad de Gougerot-Sjögren.

  • Mialgias.

  • Espasmos nocturnos: la noche de los espasmos incontrolados, agitan brazos y piernas.

  • Oclusión dental: 95% de los pacientes se quejan de no poder cerrar correctamente la boca, como si un obstáculo se interpusiera entre los dientes para impedir un perfecto engranamiento

  • Palpitaciones cardíacas, malestares

  • Pánico: crisis de pánico nocturnas con respiración entrecortada e impresión de morir.

  • Parestesias o problemas de la sensibilidad de las manos: con predominio unilateral sobre el 4º y el 5º dedo. Los pacientes describen una sensación de hormigas que suben sobre la piel, de quemazón, de hinchazón o de picores que pueden irradiarse hasta la espalda. Al pie es más raro que le suceda.

  • Piel seca, escamosa, rasposa: en la cual es difícil de pinchar una aguja. Los pacientes tienen crisis de deseos imperiosos de rascarse hasta sangrar tan fuertes sienten los picores. Cambios en la coloración cutánea pueden ser observados dando a la piel un aspecto de mármol. Un déficit en hierro ha sido también deducido: pelo que se rompe, uñas estriadas, mucosa bucal seca y atrofiada, fisuras en la comisura de los labios.

  • Pies: cuando el cuerpo no esta en su eje, el pie no puede tomar un apoyo uniforme sobre el suelo. Los apoyos son transferidos casi siempre hacia delante, de tal manera que el hecho de levantarse o andar, lesionan el pie y producen toda serie de heridas: duricias, ampollas y bultos. En un estado más avanzado, el sujeto tendrá la impresión que su pie cambia de forma hasta el punto que llevar zapatos se vuelve difícil. Los sujetos más observadores, describen una impresión de rotación de los dedos del pie sobre su eje así como una pérdida de paralelismo de los dos pies. Asociados a dolores de la planta, éstas heridas acaban por hacer que el enfermo no quiera andar.

  • Fotofobia: con una imposibilidad de soportar la luz fuerte del día o los destellos de la luz artificial.

  • Radio: la fibromialgia no se descubre por radiografías, escáneres o resonancias magnéticas nucleares.

  • Rigidez: el enfermo tiene la impresión de estar encerrado en un corsé de yeso que dificulta sus movimientos sea al levantarse de la cama, sea después de haber estado como máximo 30 mn en la misma posición, de pie, sentado o en la cama. Conducir una hora activa esta rigidez que tiene como particularidad de acentuarse con cambios de temperatura o según la humedad ambiental.

  • Reglas: a veces dolorosos, sobretodo después de periodos de crisis, dando la impresión de no poder eliminar lo que debe provocarla.

  • Pecho: enfermedades fibroquísticas.

  • Colón irritable: alternando diarrea con estreñimiento.

  • Sinus: dolor sinusal, parecido a sinusitis sin signos radiológicos.

  • Sudor abundante.

  • Sueño: El sujeto duerme menos en cantidad sin encontrar un sueño reparador. Es la cuarta fase del sueño llamada fase delta que no juega su rol reparador, desarreglando la hormona del crecimiento y sin poder de reparación tisular y dificultando la recarga de todo el sistema inmunitario. En práctica, tendrá dos fases de hipersomnia que podrán sucederse a fases de insomnio. Se despierta muchas veces durante la noche, sin poder volver a dormir, y por la mañana está tan fatigado como si no hubiera dormido. A veces se despierta por crisis de terror nocturno con sensación de no poder respirar. Moldofsky H. ha podido demostrar que los fibromialgicos sufrían de una confusión de sueño profundo a ondas lentas.

  • Espasmos musculares: concerniente a todos los músculos rojos.

  • Térmico: sensación de tener mucho calor en verano, mucho frío en invierno y sobretodo de tener las manos frías o los pies fríos, como Raynaud lo ha descrito en su síndrome. Las manos pueden parecer blancas, sin sangre y no vascularizadas.

  • Cambios de temperatura corporal.

  • Tiroides: lo más normal hipotiroidismo difícil de equilibrar.

  • Problemas digestivos: dolores, gases, alternancia entre diarrea y estreñimiento. Los enfermos se quejan de quemazón de estómago, gases, náuseas.

  • Cambios de humor: el dolor de su cuerpo, les agota, los vuelve locos, nerviosos. Consume su vitalidad, los agota poco a poco y acaba con sus fuerzas y su voluntad. Tienen a veces problemas para controlar sus reacciones, porque les falta serenidad durante la acción. Pueden ser víctimas de crisis de pánico o de crisis de lágrimas.

  • Orina: necesidad imperiosa y frecuente sin infección, es el síndrome de la vejiga irritable. Pérdidas de orina al menor esfuerzo (andar, subir escaleras, correr) son frecuentes en la mujer. Esto se complica si hay cistitis recidivantes.

  • Vértigos: Impresión de pérdida de contacto con el suelo, de no sentir su paso en el suelo.

  • Visión: visión doble o dolorosa unilateralmente en el cuadrante superior (a 11h o a 13h). Los pacientes describen “moscas volantes” o falsas imágenes que se desplazan delante de los ojos. Según la frecuencia estas impresiones pueden considerablemente molestar en la conducción de vehículos.

  • Vulva: en las crisis, las mujeres describen dolores de tipo quemazón o estiramiento que pueden parecer herpes.

  • Ojos: están casi siempre secos como en el síndrome de Sjögren. Queman y pican como si un grano de arena no quisiera quitar la conjuntiva. La visión puede estar nublada a veces, los glóbulos oculares pueden enrojecer e inflamarse después de un periodo de lectura. Uno de los dos párpados puede sufrir de espasmos incontrolables. Otras veces, se vuelve doloroso soportar la luz.

  • http://lacomunidad.elpais.com

    ENTREVISTA DE FIBROFATIGA-UNIDOS A DOCTORPONCE (2)


    Escrito por Dr. Ponce el 20 octubre, 2017

    Una década, ya sin bigote, continuaría dando las mismas respuestas que dí a mi entrevistadora, y es que pocos cambios se han experimentado en la asistencia sanitaria a estos enfermos… Comparto con vosotros.

    MIGG.- ¿Se está llevando a cabo algún estudio o investigación respecto a la FM o al SFC en la comunidad autónoma andaluza?

    El 80% de la actividad desarrollada en los Hospitales Públicos es asistencial, un 10% del tiempo empleado se dedica a gestiones administrativas y queda tan solo otro 10% para la investigación. La investigación en este campo es escasa por no decir nula, conozco tan solo de la existencia de investigaciones clínicas puntuales por algunos reumatólogos interesados en el tema. No conozco, que se esté desarrollando investigación básica, para ello el equipo investigador debe disponer de una gran infraestructura de personal clínico y medios económicos, mucho interés y sobre todo tiempo.

    MIGG.- Usted Preside la  LIRA (LIGA REUMATOLOGICA ANDALUZA), por ello es casi una pregunta obligada ¿Desde qué perspectivas se están abordando estas enfermedades en la LIRA?

    La LIRA aporta su granito de arena en la divulgación de estas enfermedades, asesorando a las asociaciones de pacientes, apoyando a las mismas con recursos humanos y formativos y elaborando informes a instancias sobre el estado actual de la asistencia reumatológica y las bases para su mejora asistencial y de calidad del paciente reumático.

    Mi trayectoria profesional, mi actividad asistencial con estas enfermedades y la complicidad personal con estos pacientes, me llevo a proponer que la Campaña anual pasada se dedicara a la Fibromialgia.

    Debo reconocer que los mayores recursos económicos, personales y de tiempo desde la LIRA se han dedicado a esta enfermedad. De hecho otras entidades miembros de LIRA han apuntado que muestro una mayor inclinación personal por la fibromialgia en prejuicio de otras enfermedades más “relevantes”.

    Actualmente, el número de asociaciones de pacientes de fibromialgia incluidas en LIRA es mayor que la de cualquier otra enfermedad. De tal forma, que muchos podrían pensar que se trata de una Confederación Regional de Asociaciones de Pacientes de Fibromialgia, y nos estamos viendo obligados a modificar los Estatutos, ya que se da el caso que existen provincias con seis asociaciones de pacientes de la misma enfermedad.

    MIGG.- ¿Cuál sería su mejor consejo a un enfermo que padece ambas patologías? ¿Cual es la mejor manera que tiene un enfermo para sobrellevar estas enfermedades?

    “El dolor mejor soportado es el de los demás”, por ello, los consejos que doy en este sentido han de ser poniéndome en el lugar del que sufre.

    En general, les aconsejo, que sean protagonista de su recuperación. Lo mejor que pueden hacer por ellos mismos es seguir los consejos del médico que les guía. Igualmente es aconsejable que sea un único médico el que coordine todo el proceso, aunque en el mismo intervengan otros profesionales en función de la comorbilidad u otra enfermedad particular de cada caso. Muchas veces el paciente en su desesperación, va de médico en médico. Cada uno de los médicos que le atienden, le prescribirá lo que mejor consideren para usted. Las indicaciones que se dan no coinciden al 100% de un médico con otro, al final el paciente tendrá 10-15 medicamentos distintos, lo que le genera duda, sobre que medicamento tomar.

    Aunque la enfermedad provoca discapacidad laboral y limitaciones sociales se debe procurar mantener siempre que se pueda una vida laboral y socialmente activa.

    MIGG.- ¿Piensa usted que a fecha de hoy, existen desigualdades en la atención sanitaria de estos pacientes según la comunidad autónoma donde residan?

    No pienso que existan grandes desigualdades asistenciales entre comunidades. Aunque con la transferencia de la gestión sanitaria algunas comunidades han puesto las bases asistenciales centrada en el cliente y en la calidad asistencial. Los pacientes con FM y SFC pueden y deben ser atendidos por igual en todo el territorio español. Existen diferencias en la actitud personal y profesional de unos médicos y otros.

    A  veces se dan casos en donde existe un peregrinar de personas a una u otra comunidad autónoma en función de los que han oído decir sobre uno u otro doctor implicado en estas enfermedades en una Comunidad. En nuestro Servicio de Reumatología hemos tenido verdaderas peregrinaciones de pacientes de otras provincias de nuestra Comunidad y de otras Comunidades. Esto no beneficia al paciente (molestias en el traslado, tiempo y dinero) ni al Servicio que le atiende porque se incrementa la lista de espera.

    MIGG.- La falta de sensibilidad o la incredulidad de los profesionales sanitarios, nos llevan muchas veces a intentar terapias alternativas no siempre exentas de riesgos. ¿Qué nos podría aconsejar a este respecto?

    Los pacientes con patología reumática son el grupo de usuarios que más utiliza este tipo de recursos. Esto suele ocurrir en enfermedades crónicas con escasos resultados terapéuticos. Pienso que el reumatólogo debería ser un experto en este tipo de Medicina para poder aconsejar a nuestros pacientes tanto de la eficacia de algunos recursos como de los efectos colaterales que pueden ocasionar.

    Existe un gran desconocimiento de este tipo de terapias. Un tema recurrente en los remedios de la Medicina Alternativa o complementaria es la falta de estudios bien controlados y el problema de establecer si las observaciones en un número limitado de pacientes pueden generalizarse. Creo que debemos tener una mente abierta a este tipo de terapias, pero las mismas deberían pasar por el filtro de las evidencias y el escrutinio científico antes de que las podamos aconsejar a nuestros pacientes. También existe una escasa o nula investigación en este campo.

    Sí en algo podemos ayudar es informando de lo que sabemos. Los que nos movemos en la llamada Medicina de las evidencias, no podemos aconsejar “remedios” que no dispongan de este aval probatorio de eficacia y de ausencia de efectos adversos.

    La FM y el SFC se prestan a este tipo de terapias y es un campo abonado para intereses crematísticos de algunos que juegan con el dolor de los demás y constituyen un fraude para el paciente. Algunos funcionan como placebos, pero placebos “caros”. Un caso muy actual es el tratamiento con la terapia neural que usa infiltraciones de procaína, la terapia cráneo caudal, la homeopatía, el Reiki, la limpieza colónica, o la ozonoterapia.

    http://www.doctorponce.com/medicina-alternativa-y-reumatologia-verdad-o-fraude/

    MIGG.- ¿Qué significa aprender a vivir con el dolor y cómo se consigue esta convivencia?

    Nunca he sabido que quieren decir con esta expresión. Considero que no se debe aprender a vivir con dolor, existen medicaciones que pueden aliviarla y hemos de utilizar todos los recursos terapéuticos disponibles para hacer más agradable la vida del paciente, reinsertarla socialmente y que sea funcional para sí, su familia y la sociedad.

    Aprenda usted a vivir con el dolor…., es un consejo que denota tomar una actitud pasiva con estas enfermedades. Siempre aconsejo que la paciente deba ser la protagonista de su recuperación, tomar un papel activo y no conformarse con el dolor y las limitaciones que le provoca su enfermedad. Existirán etapas en la que la paciente pase por malos momentos en los que no pueda aunque desee tomar un papel activo, tan solo en estos momentos tendrá que aprender a convivir con sus limitaciones, y adaptarse a este nueva situación con la ayuda del médico que le guíe. Pero la actitud debe ser siempre positiva, el vaso debe verse medio lleno y no medio vacío.

    MIGG.- Igual que en muchas otras enfermedades crónicas, la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica no solo afecta al paciente, sino también a su entorno más inmediato. ¿De qué forma la administración pública podría dar apoyo a quienes conviven con nosotros?

    La FM y el SFC son enfermedades multidimensionales, afectan al paciente, su familia y la sociedad. La familia es la principal fuente de apoyo emocional y social del paciente, por ello la su papel es decisivo en la reinserción del paciente. Si la familia no colabora la severidad y el sufrimiento del paciente es mucho mayor. Por ello, la familia es el aliado del médico que trata al paciente para conseguir una buena evolución. A veces, la familia colabora asumiendo el rol que venía desempeñando en la casa la mujer afecta, sin embargo, en otras ocasiones la falta de sensibilidad hace que el resto de la familia se distancie  por las limitaciones que genera la enfermedad, desintegrándose en divorcio.

    Donde hay más recursos es más fácil dar una respuesta eficiente a las necesidades del paciente y sus familias.

    Pienso que la administración podría complementar esta función familiar natural, dando apoyo mediante:

    1. Actividades formativas informativas que aumente la implicación de todos los miembros de la familia en el cuidado del paciente, en especial de hijos, y facilitar información que aumente el grado de conocimiento.
    2. Fisioterapia, y en casos seleccionados asistenciales de ayuda domiciliaria. Todas ellas podrían vehicularse a través de las asociaciones de pacientes.

    MIGG.- ¿Son los médicos que se preocupan de estos enfermos, “médicos de segunda” como estamos hartos de oír?

    Esto es una realidad, a la nunca eche mucha cuenta. Lo que le interesa a la mayoría de los reumatólogos son las enfermedades inflamatorias. Aunque para mí estas enfermedades también merecen un interés, los reumatólogos que nos dedicamos por estas patologías nadamos contracorriente. Yo recomendaría que si algún compañero se quiere dedicar a FM y SFC, condiciones ineludibles son: el ser algo cabezota y robinsonista, aún a sabiendas que el único barco que nos salvara serán nuestros pacientes.

    Mi interés por estas patologías fue circunstancial y no elegido. A veces las cosas te eligen a tí. Cuando entre en mi actual Servicio de Reumatología me encargaron que llevara estas patologías, pues el resto del Servicio no quería asumirlas. Mi trabajo con estos pacientes me hizo ponerme en su lugar. Desde entonces, siempre me ha preocupado más lo que puedan pensar mis pacientes que mis propios compañeros. Un agradecimiento de un paciente bien atendido vale más que un título, defender los intereses de estos pacientes mí mejor diploma, la labor que realizo me supone el mejor expediente.

    Por ello, prefiero ser cabeza de ratón antes que cola de león. Para mi resulta más complejo ser eficaz y satisfacer las expectativas de un paciente con fibromialgia que las otro con cualquier enfermedad inflamatoria (artritis, espondilitis, etc).

    La fibromialgia y el SFC son enfermedades complejas, en las que no solo es suficiente saber de reumatología, sino saber manejar el dolor, las causas que han llevado a su cronificación, y encajar en este rompecabezas las circunstancias personales del paciente (rasgos de personalidad, familia, sociedad en la que vive, ambiente social, etc.), muchos compañeros, no saben ni desean saber de estos otros condicionantes de salud, y menos que le calienten la cabeza con dolores que no comprenden según sus conocimientos fisiológicos y el cartesianismo aprendido en la universidad.

    MIGG.- Dr. Ponce, esta pregunta no esconde ninguna mala intención, pero detrás de la fibromialgia qué subyace ¿un problema mental de los enfermos o un problema presupuestario de las administraciones públicas?

    No pienso que la Fibromialgia sea un problema mental. Es necesario comprender que lo manifiestan los pacientes con FM/SFC aunque sea difícil de objetivar no es algo que este en sus “azoteas”. Si dicen que les duele y se fatigan, esto es así. Existen métodos de imagen de última generación en donde se demuestra los cambios metabólicos cerebrales en las personas que experimentan dolor crónico. Las escalada analgésica que se debe realizar en algunos pacientes, su evolución, las limitaciones que presentan, son parámetros indirectos válidos que demuestran el dolor y la fatiga. Igual ocurre con cualquier otra sensación subjetiva. La sed y el hambre son difíciles de demostrar, sin embargo, nadie esperaría a su objetivación para dar de beber o comer a quién así lo diga. Existen personas que solo creen en lo que ven, y el dolor en la clínica práctica habitual, con las herramientas que disponemos, no se ve, pero se puede percibir.

    Dado las limitaciones que generan ambas enfermedades, el sufrimiento crónico de muchos pacientes, que acaban perdiendo paulatinamente su autoestima, y aparecen los síntomas ansioso-depresivos. Salvando las diferencias, es lo mismo que ocurriría a alguien que le diagnosticasen de cáncer, que secundariamente y ante las perspectivas que se le avecinan, sufre de depresión secundaria, sin embargo, a nadie se le ocurriría pensar que el cáncer es un problema mental. Por todo ello, más que desinformación, o dificultad para objetivar el dolor y la fatiga existe ceguera en aceptar lo que les pasa a muchos pacientes con FM y SFC.

    http://www.doctorponce.com/entrevista-de-fibrofatiga-unidos-a-doctorponce-2/

    http://www.albacity.org/ab/salud/fibromialgia-fatiga-cronica-albacete.htm

    ENTREVISTA DE FIBROFATIGA-UNIDOS A DOCTORPONCE (1)


    Escrito por Dr. Ponce el 16 octubre, 2017

    He rescatado de los archivos de hace unos 10 años, una entrevista realizada por fibrofatiga-unidos, cuando era Presidente de la Liga Reumatológica Andaluza (LIRE 2003-.2008). Releyéndola, veo que el tiempo ha pasado para mí, pero no para los fibromialgic@s. Una década, ya sin bigote, continuaría dando las mismas respuestas que dí a mi entrevistadora, y es que pocos cambios se han experimentado en la asistencia sanitaria a estos enfermos… Comparto con vosotros.

    MIGG.- Dr. La Conserjería de Salud de la Junta de Andalucía ha publicado un Proceso Asistencial Integrado para los enfermos de Fibromialgia (PAI), ¿cuál es su opinión respecto a su viabilidad y aplicación práctica?

    El objetivo de la Junta de Andalucía a la hora de abordar este proceso asistencial es estimular e implicar a los profesionales que tratan esta enfermedad, con la idea de prestar una mejor asistencia sanitaria a los afectados. Se trata de abordar de forma integral la enfermedad coordinando los distintos profesionales que atienden al paciente, facilitar los conocimientos sobre esta enfermedad en función de la evidencia científica disponible y evitar la variabilidad asistencial. En este Proceso está perfectamente definido cuál es el papel de cada uno de los profesionales implicados en la atención de los usuarios afectados.

    El abordaje que se hace de esta enfermedad en el documento es completo y basado en las evidencias disponibles. Aunque en algunos casos puedan existir una falta de recursos humanos, logística o equipamiento; la viabilidad y aplicabilidad en la práctica clínica de este proceso asistencial como en otros muchos puestos en marcha previamente, dependerá de la actitud de los profesionales implicados y, en este sentido soy pesimista. Nunca corrieron buenos tiempos para la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica.  La sensibilidad por estas enfermedades en el mundo sanitario nunca estuvo a la altura de lo que se merecen los pacientes afectados. Las expectativas de cualquier paciente cuando es atendido sanitariamente, es encontrar un profesional compresivo con su proceso, un médico con capacidad de relación interpersonal, asertividad y empatía. Cualidades que debiéramos potenciar todos los médicos, por el bien de nuestros pacientes y de nosotros mismos. Esto al menos en mi experiencia, pues resulta extraordinario que los usuarios afectos de FM/SFC colmen sus expectativas.

    MIGG.- ¿Qué consideración le merecen las Asociaciones de Pacientes? Considera que deberían tener mas apoyo por parte de la administración, dotándolas de recursos para poder desempeñar el papel que le han asignado en el Proceso Asistencial?  ¿Qué papel deberían tener las asociaciones, en su opinión?

    Me parecen el medio más adecuado para que los pacientes con enfermedades crónicas participen en su sanidad y en la mejora del entorno social de su dolencia. La unión colectiva de los afectados de una misma enfermedad, es la mejor forma de aunar esfuerzos en un mismo sentido. Si en su medio no le agrada como le atiende su sistema sanitario, se siente discriminada ó disconforme con el trato recibido, la mejor forma de poner fin a todo ello es asociarse.

    El papel de las asociaciones de pacientes es la divulgación de los conocimientos sobre  la enfermedad que padecen, informando del impacto social y laboral que provocan estas enfermedades, poniendo de manifiesto las carencias del colectivo, orientando a sus asociados con ayudas prácticas para mejorar su calidad de vida (gimnasia, masajes, piscina, apoyo psicológico), recomendando a los mejores profesionales que por su formación, conocimientos y trato sean los más recomendables para que les atiendan. En resumen,  las asociaciones deben sensibilizar de la patología que padecen a la sociedad en donde están inmersas y ofrecer ayudas a los afectados, que favorezca la “desmedicalización” de su enfermedad.

    Por tanto, son agentes que cooperan social y sanitariamente en la reinserción de los afectados. Las funciones que las asociaciones realizan, no son asumidas por el “sistema” por falta de tiempo y/o recursos, por lo que si son funciones delegadas, resultaría coherente que recibieran una ayuda financiera acorde con las funciones que realizan.

    Las asociaciones se mantienen con la cuota de sus asociados, y la ayuda desinteresada de entidades y profesionales. Ayuda que a todas luces resulta insuficiente para llevar a cabo los objetivos que se marcan. Por ello resulta fundamental que la administración local sanitaria y social colabore económicamente con ellas y las provea de la infraestructura y recursos necesarios para que puedan llevar a cabo las funciones que están llamadas a desempeñar.

    MIGG.- Considerando la premisa de que TODO ES MEJORABLE, ¿qué puntos débiles observa usted en el Proceso Asistencial y qué propuesta de cambio formularía?

    Creo se trata de un modelo teórico que a pesar de su puesta en marcha, resulta insatisfactorio para pacientes y asociaciones. La coordinación de todo el proceso asistencial recae en este modelo sobre el Médico de Familia.

    Considero que no existe la sensibilidad suficiente en la Atención Primaria sobre estas enfermedades y que la formación en estas patologías es escasa.

    Sería necesario sensibilizar al médico de Familia en estas patologías lo mismo que se le hace con el gasto farmacéutico en nuestra Comunidad.

    Igualmente, pienso que no existen los recursos humanos y económicos para llevar a cabo este modelo en algunos casos.  El médico no dispone del tiempo suficiente en consulta para captar el ambiente social, familiar y laboral del paciente, tan importante en estas enfermedades, a veces ni a explorar al paciente. Esto ha llevado en muchos casos al abuso diagnóstico de fibromialgia en base al tan solo correlato sugerente de los síntomas referidos y de esta forma resultaría que cualquier persona que tenga dolor tiene fibromialgia.

    MIGG.- Existen opiniones dispares al respecto, pero según su experiencia clínica, ¿La Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica, son una misma enfermedad o bien son dos patologías diferentes?

    Aunque existen opiniones muy respetables de colegas que opinan que se trata de una misma enfermedad con distinto grado de severidad y en donde el dolor y la fatiga representarían las dos caras de una misma moneda. Mi opinión es que se trata de enfermedades distintas, con criterios perfectamente definidos y una etiopatogenia distinta. Si bien existen síntomas comunes en ambas entidades, también lo existen diferenciadores. Entre el 70-80% de los pacientes con SFC cumplen criterios de FM y tan solo entre 7-8% de los pacientes con FM cumplen criterios de SFC.

    MIGG.- En el Proceso asistencial de Fibromialgia publicado, parece el síndrome fibromiálgico y el síndrome de fatiga crónica son tratados como dos patologías diferenciadas, ya que le dedican 25 líneas específicas al sfc en la pagina 80. ¿No le parece poca atención teniendo en cuenta que desde esta óptica un 7-8% de enfermos de fibromialgia padecen SFC?

    En este apartado del documento tan solo se nombran el SFC para hacer el diagnóstico diferencial en la FM con otros procesos de sintomatología similar como el síndrome miofascial y el síndrome de fatiga crónica.

    Creo que el abordaje asistencial del SFC debe ser diferente – se necesitaría elaborar un nuevo documento y que en él se defina conceptualmente que vamos a entender por SFC, y que criterios diagnósticos vamos a adoptar, dado la gran variabilidad de ideas y criterios diagnósticos diferentes en este campo, (desde los más elásticos a los más estrictos), pues la infraestructura que debemos disponer será distintas según aceptemos unos u otros criterios.

    MIGG.- ¿Cuál es el futuro inmediato de los afectados por ambas enfermedades en Andalucía?

    Se abre un nuevo periodo en el cual la administración ha puesto el andamiaje y las bases de la asistencia de los pacientes con fibromialgia. Para que el mismo sea un éxito necesitamos que los profesionales se impliquen, que cambien de actitud con respecto a esta enfermedad y esto no se consigue de un día para otro.

    Para creer en algo – en lo que sea- hay que saber algo de ello. Por ello, necesitamos seguir informando, sensibilizando y reivindicando todo lo que sea necesario mientras se presentan nuevos hallazgos a la comunidad científica que vuelva crédulos a los que aún se plantean si existen estas enfermedades.

    http://www.albacity.org/ab/salud/fibromialgia-fatiga-cronica-albacete.htm

    FIBROFATIGA. ALBACETE.