Fibromialgia y Embarazo: como se afectan entre sí.


Varias de vosotras nos habéis hecho llegar preguntas acerca de cómo afecta la fibromialgia al embarazo, y cómo afecta el embarazo a la fibromialgia.

Hemos visto que es un tema que os preocupa bastante y hemos decidido publicar un pequeño artículo al respecto.

Esperamos que os sea de utilidad 

¿Cómo afecta el embarazo a la fibromialgia?

Sobradamente conocerás los síntomas de la fibromialgia, pero si no es así, puedes echarles un vistazo aquí.

La FM es una enfermedad que afecta de forma distinta a cada persona, y, en este caso, sucede lo mismo. Es posible que algunas de las cosas que aquí explicamos sean de aplicación para tu caso concreto, y otras que no. Siempre hablamos de forma genérica. Lo único que sí que es prácticamente seguro es que si padeces esta enfermedad, notarás un aumento del dolor, especialmente durante las últimas semanas del embarazo.

Esto sucede, por ejemplo, porque en este momento se ejerce una fuerte presión sober la zona lumbar (incluso las mujeres sin dolencia previa tienden a sentir intensificado el dolor en esta etapa. Al ser una zona muy castigada por la FM, sentirás un dolor mucho más agudo de lo normal.

En algunos casos muy puntuales se han visto mujeres con fibromialgia que han notado menos dolor durante la gestación. Eso se debe a que el cuerpo produce una sustancia química que ayuda a paliar un poco el dolor. Aún así, lo frecuente es que se haga más fuerte y no al revés.

¿Estás embarazada y padeces fibromialgia? ¿Lo has estado? Deja un comentario explicando tu experiencia. Seguro que es de gran ayuda para personas que actualmente se encuentran en esa situación.

¿Cómo afecta la fibromialgia al embarazo?

Ahora estamos en la tesitura contraria. Tiene algún efecto negativo la FM para el proceso de embarazo?

Durante el embarazo hay un aumento muy grande del número de hormonas en el cuerpo.

Siempre hay que coger esta información “con pinzas” ya que desgraciadamente hay muy pocos estudios acerca de esta enfermedad que sean mínimamente fiables. No te asustes con los estudios realizados ya que hoy siguen sin haber evidencias contrastadas de que el hecho de padecer fibromialgia pueda tener algún efecto negativo sobre el embarazo, el parto o el bebé.

Sobre el tema del embarazo y la FM se realizó uno sobre 112 mujeres en Israel y se llegó a las siguientes conclusiones, aunque se trata de una muestra demasiado pequeña como para poder hacerle demasiado caso.

  • Era más frecuente el nacimiento de bebés con un peso y tamaño inferior al habitual (no quiere decir que pase a todas ni mucho menos, sólo que la frecuencia es más alta).
  • Aproximadamente un 10% de esas mujeres tuvo un aborto.
  • Un % de los bebés más elevado de lo que es común tuvo un nivel de azúcar en sangre fuera de los límites normales y otro tanto un exceso de líquido amniótico.
  • Hubieron menos casos de bebés prematuros.
  • Se hicieron menos cesáreas de la media

Otros estudios, como por ejemplo el de la Temple University concluyen que las personas con FM durante los 3 primeros meses puedan sentir un dolor más intenso de lo normal, algunos mareos o incluso algo de sensación de estrés o fatiga (más aún )

Estos datos no deberían preocuparte en exceso ya que al ser un estudio sobre tan pocas mujeres, las conclusiones no son fiables. Únicamente es importante conocerlo porque lamentablemente hoy en día es casi todo lo que tenemos al respecto.

¿Y tras el nacimiento del bebé?

Sobretodo las primeras semanas continuarás sintiéndote peor, al menos hasta que el bebé empiece a dormir más o menos bien. Es bien sabido que las personas con fibromialgia suelen tener problemas con el sueño y estos se hacen más notorios en esta etapa.

¿Y la medicación puede afectar?

Existen muchas medicinas que no son recomendables (o directamente están prohibidas) durante el embarazo. Este punto si que es importante que lo revises bien con tu médico ya que esto si que está más estudiado y podría suponer un problema real.

Por este motivo, se suele recomendar  intentar evitar el uso de medicamentos para tratar la fibromialgia durante la gestación e intentar sustituirlos por tratamientos menos intrusivos (alimentación, ejercicio suave…)

http://fibromialgiablog.com

https://fibromialgiamelilla.wordpress.com/
Mi blog/ Mi facebook

https://convivirconfibromialgia.com/

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com

https://www.facebook.com/marianrendo/

ESTRÉS OXIDATIVO Y FIBROMIALGIA


Para entender qué  significa estrés oxidativo tenemos que saber lo que son las mitocondrias.

Cada una de nuestras células tienen miles de pequeñas centrales energéticas  llamadas mitocondrias. Son pequeños órganos a los que llegan los nutrientes (azúcares, grasas y aminoácidos) para ser “quemados” en presencia de oxígeno y desde allí producir la energía que es necesaria para realizar cualquier función del organismo. Es decir, son como “pequeñas calderas” donde se quema el combustible de donde sale la energía que necesitamos para vivir.

En el proceso normal de producción de energía dentro de estas “calderas” o mitocondrias, pueden saltar algunas chispas, llegando a dañar la pared que las recubre y protege, generando los llamados radicales libres, que son compuestos químicos capaces de generar daños importantes en la célula,  destruyendo su estructura o alterando su función y  generar procesos inflamatorios o degenerativos en el tejido afectado. Para que esto no suceda las mitocondrias cuentan con los antioxidantes que apagan rápidamente estas chispas y evitan el daño.


Los antioxidantes  nos ayudan a prevenir alteraciones en nuestro organismo, principalmente las relacionadas con el envejecimiento. Su función es detener las reacciones en cadena producidas durante la oxidación y la generación de radicales libres, oxidándose ellos mismos y así evitando que las moléculas de alrededor se oxiden.
Algunos antioxidantes protegen la parte interna de la célula, como son: la vitamina C, el ácido lipoico, el glutatión y la superóxido dismutasa. Otros,  protegen a las grasas de nuestro organismo para que no se oxiden,son: los carotenoides (carotenos, licopeno), los relacionados con la vitamina E (tocoferol), los polifenoles (resveratrol, flavonoides) y además la conocida como coenzima Q 10… 
Existen otros importantes antioxidantes como el selenio, el cobre, el zinc, el manganeso, etc. que, en realidad, por sí mismos no tienen dicha capacidad, pero si no están presentes, algunas de las potentes enzimas o reacciones antioxidantes, no funcionan.
Si el organismo no tiene suficientes antioxidantes, ya sea porque consumimos poco o porque los agotamos rápidamente, aparece el estrés oxidativo, que daña primero a las mitocondrias, lo que hace que tengamos menos energía para funcionar. 
La poca energía que queda el organismo la invierte en tratar de reparar el daño, con lo que pierde su capacidad de respuesta y no puede tener un adecuado metabolismo. Es un circulo vicioso que daña la célula, luego los tejidos y por último las funciones del organismo pues van oxidando cada parte de nuestro cuerpo.
Los principales síntomas de un organismo oxidado tienen que ver con el envejecimiento. La piel pierde tersura y flexibilidad, aparecen arrugas marcadas, manchas y ojeras. A nivel interno aparecen síntomas cardio-vasculares con aumento de la tensión arterial, insuficiencia del corazón, disminución de la resistencia al ejercicio y debilidad muscular. Se pueden presentar síntomas cerebrales con tendencia a la inestabilidad y alteraciones de la memoria y a nivel osteo-articular síntomas de rigidez, dolores e inflamaciones, etc.
En el ser humano, el estrés oxidativo está presente en los mecanismos de más de cien enfermedades de gran importancia clínica y social, como la aterosclerosis, la enfermedad de Parkinson, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica o encefalopatía miálgica, sensibilidad química múltiple, periodontitis, varicocele, la enfermedad de Alzheimer… 
La ozonoterapia puede significar un ayuda complementaria en el tratamiento de estas enfermedades.
 

Mi blog/ Mi facebook

https://convivirconfibromialgia.com/

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com

https://www.facebook.com/marianrendo/