Fibromialgia, la enfermedad de los sueños perdidos.


By admin  On August 29, 2018 In Fibromyalgia Leave a comment 

Fibromialgia, la enfermedad de los sueños perdidos…………..

Un joven dice en un video: “Yo no me suicidé, me mató la fibromialgia”. ¿A qué grado de desespero puede llevar una enfermedad para que ello suceda?

¡Me impactó sobremanera!, el video encontrado en las redes sociales cuando preparaba una conferencia con el tema y título que encabezan esta columna. Un joven español, graba un video en que dice “Yo no me suicidé, me mató la fibromialgia”. ¿A qué grado de desespero puede llevar una enfermedad para que ello suceda? Apenas si alcanzo a imaginarlo. Quien no está en sus zapatos, está lejos de comprenderlo –como tantas cosas en la vida sobre las que opinamos y enjuiciamos, sin haberlas vivido o experimentado-. Lo que si sé, es lo que viví como médico, enfrentado a diario con personas con esta situación. También sé, lo que lograron mis pacientes, aquellos que dieron un salto cuántico en el enfoque de su situación y aceptaron el reto de la vida para cambiar su rumbo. Ellos mejoraron.

Tan compleja es la fibromialgia, que algunos médicos han sugerido que ni siquiera es una enfermedad. Realmente es un complejo sindromático que compromete múltiples órganos, sistemas y funciones del ser humano.

Trastorno de sueño; depresión, ansiedad u otros síntomas psicológicos; compromiso intestinal; cansancio crónico; fallas en atención, memoria; compromiso urinario; hormigueo en extremidades; dolor de cabeza; finalmente lo que origina su nombre, dolor muscular generalizado, con frecuencia incapacitante.

Tan compleja es la fibromialgia que algunos médicos han sugerido que ni siquiera es una enfermedad.

Su sindromático compromete múltiples órganos, sistemas y funciones.

El peregrinaje por diferentes médicos, especialidades, instituciones, sin curar, llevan más a decepción, frustración y rabia, que en otras enfermedades. La esperanza se va desvaneciendo a ritmo lento lo que lo hace más doloroso y frustrante. (Hablo no solo de la medicina alopática, sino también de la llamada alternativa). Claro, innegable, también existen las personas que alivian sus síntomas, aquellos de curación espontánea también los hemos visto.

Lo que he observado es que la persona que hace consciencia de su vida, de lo que está mal, de lo insatisfactorio y toma la decisión de hacer cambios profundos en su estilo de vida, mejora. Sobre todo quien recupera aquello que le apasiona, aquello que siempre ha querido Ser y hacer. Quien toma en sus manos las riendas de su vida y decide por su propio bien y no solo el de los demás. Decide por el amor a si mismo. Se retira de lo que siente que le es dañino y selecciona solo lo que le da bienestar. Mejora. –No, no es fácil dejar un empleo con toda la seguridad económica que brinda, pero en el que trabajamos forzados, con displacer, a regañadientes- Y lo mismo podría decirse de pareja, amistades, hábitos, adicciones y muchos más.

He observado sin lugar a duda, que retomar el camino de los sueños largamente aplazados, es factor curativo. Coraje y valentía se requieren para hacerlo, más si están ocultos debajo de todo el malestar que produce la fibromialgia. No, no es una panacea, otros luchan por ello y los dolores continúan en mayor o menor grado.

http://medprecautions.xyz/fibromialgia-la-enfermedad-de-los-suenos-perdidos/

Mi blog/ Mi facebook

https://convivirconfibromialgia.com/

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com

https://www.facebook.com/marianrendo/

consideraciones-acerca-del-sindrome-fibromialgico-y-su-repercusion-sobre-la-incapacidad-laboral/


Por Dr. D. José Ojeda Gil y Dña. M0 del Rosario Diez Agúndez[1]

SÍNDROME FIBROMIÁLGICO O DE FATIGA CRÓNICA

Es una enfermedad crónica que ocasiona a quien la padece dolor músculoesquelético en múltiples localizaciones del cuerpo y un cansancio generalizado en ausencia de alteraciones articulares. Además de estas manifestaciones, el Síndrome Fibromiálgico incluye unas alteraciones psicológicas, como ansiedad, depresión y sueño de mala calidad.

La Fibromialgia es frecuente ya que la padece entre el 1% y el 3% de la población. Es más en mujeres de mediana edad. Ha sido reconocida por la OMS frecuente recientemente y se han fijado unos criterios diagnósticos por los expertos.

Gowers (1904), describe un proceso doloroso que afecta a los septos musculares llamándolo Asíndrome fibrosítico@. Estudios posteriores en 1930, se analizan anatomopatológicamente nódulos fibrosíticos que llevaron a Hanah a escribir Aalgunos autores hablan de los nódulos de la fribrositis, los cuales para otros, solo son accesibles al dedo de la fe@.

Se van sucediendo los estudios clínicos e intentando encontrar la etiología de la enfermedad y debido a ello, en los años 80 se le cataloga como Aneuromiastenia post infecciosa esporádica@, Aencéfalomielitis miálgica@, Asíndrome de mononucleosis crónica@.

Durante los años 1987-1988, aparecen una serie de cuadros que son catalogados de Asíndrome de fatiga crónica@ y la mayoría de los autores asocian las dos entidades como una sola: Afibromialgia y/o síndrome de fatiga crónica@.

En 1989, la OMS, en el epígrafe M79.0, la considera como enfermedad reumatológica y en 1990 el American College of Rheumatology, señala los condicionantes para ser diagnosticada: Dolor de duración mayor de tres meses, generalizado y con 18 Apuntos gatillo@ de los que como mínimo, tienen que haber positivos 11.

ETIOLOGÍA.

Su etiología no es conocida, se han descrito casos que comienzan después de una infección bacteriana o vírica, o un trauma ya sea físico o psíquico, así como en aquellos sujetos en los que otra enfermedad conocida limita la calidad de vida del enfermo (artritis reumatoide, lupus, etc).

Estos agentes desencadenantes no parecen causar la enfermedad, sino que lo que probablemente hacen es despertarla en una persona que ya tiene una anomalía en la regulación de su capacidad de respuesta a determinados estímulos. Se han detectado en el Sistema Nervioso de enfermos de fibromialgia niveles bajos de neurotransmisores importantes en la regulación del dolor, particularmente la Serotonina.

SÍNTOMAS CLÍNICOS.

El síntoma más importante es el DOLOR. Dolor difuso que afecta a todo el sistema musculoesquelético. Puede ser descrito por el enfermo como quemazón, molestia o desazón. Puede comenzar de forma generalizada o en un área determinada como cuello, hombro, región lumbar.

Además del dolor, puede aparecer una RIGIDEZ, sobre todo al levantarse por la mañana, y una sensación de hinchazón mal delimitada en manos y pies.

Otra manifestación característica es el CANSANCIO, que se mantiene durante todo el día. Los enfermos tienen mala tolerancia al esfuerzo físico, cualquier ejercicio de intensidad poco corriente produce dolor y agotamiento, lo que hace que se evite. La consecuencia es que cada vez se hacen menos esfuerzos, la masa muscular se empobrece y el nivel de tolerancia al ejercicio desciende aún más.

El 70-80% de los pacientes presentan un SUEÑO de mala calidad. En el estudio  EEG, se observan en la fase de sueño profundo unas ondas similares a las que mantienen actividad de alerta en el cerebro, es decir el paciente se duerme sin problemas pero su sueño a nivel profundo se ve interrumpido, el dolor empeora los días en que duermen mal.

Las personas que padecen fibromialgia, presentan con mayor frecuencia que las sanas ANSIEDAD Y DEPRESIÓN (los autores están de acuerdo en que los cuadros distímicos se producen antes del cuadro doloroso o junto con el dolor, y en algunos casos, se presenta a los pocos días de haberse iniciado el periodo álgico), así como JAQUECAS, COLON IRRITABLE, DOLORES EN LA MENSTRUACIÓN, TRASTORNOS DE CIRCULACIÓN EN MANOS Y PIES Y ALTERACIÓN DE LA MEMORIA O COGNITIVAS.

 DIAGNÓSTICO.

El diagnóstico se hace en base a las molestias que se han señalado previamente y a los datos que el médico encuentra en la exploración; se valoran cuatro planos diagnósticos:

1.- Cuadro doloroso de larga evolución (mas de 12 meses) y existencia de los puntos dolorosos específicos, ATender Points@ (18 en total), y pruebas para la valoración del dolor, como la de L.O.P. (López-Ojeda-Padrón).

2.- Las pruebas de laboratorio y el diagnóstico por imagen suelen ser normales, y sirven fundamentalmente para descartar otras patologías.

3.- Existencia de antecedentes de alteraciones del sueño, alteraciones psíquicas o utilización de medicación antidepresiva.

4.- Valoración funcional de la columna vertebral mediante pruebas isocinéticas, que dan como resultado unas curvas no consistentes, ya que hay discordancia entre la fuerza en las distintas fases y alteraciones en la velocidad angular .

5.- Exploración Termográfica para objetivar las zonas dolorosas.

TRATAMIENTO PALIATIVO DE LA SINTOMATOLOGÍA

A pesar de que no existe un tratamiento que produzca la curación definitiva de la enfermedad se puede conseguir una mejoría en la calidad de vida del enfermo.

Los pasos a seguir para un correcto tratamiento de la fibromialgia son:

1.- Un diagnostico firme.

2.- Explicación de la naturaleza de la enfermedad, aclarando que no destruye las articulaciones ni ocasiona lesiones irreversibles ni deformidades.

3.- Educación para evitar los factores desencadenantes o agravantes, corregir alteraciones de la deambulación, adoptar posiciones ergonómicas, evitar levantar o sostener pesos etc.

4.- Tratamiento de los trastornos psicológicos asociados con fármacos  psicotropos contra la depresión, inductores del sueño, ansiolíticos etc, así como psicoterapia.

5.- Finalmente, tratamiento con medidas destinadas a paliar el dolor, ya sean generales, masajes, fisioterapia, o específicas analgésicos, infiltraciones etc. Hay que tener en cuenta que el enfermo de fibromialgia tiene aumentado el nivel de percepción del dolor, por lo que estos tratamientos analgésicos son efectivos solo parcialmente.

CONCLUSIONES

La medicina ha aprendido a reconocer y comprender mejor a los pacientes que presentan un Síndrome fibromiálgico.

Encontramos dificultades a la hora de establecer un diagnóstico, pautar un tratamiento y evaluar una discapacidad, pero la realidad es que hasta un 3% de la población presenta este cuadro, y cuando el paciente sufre de dolor generalizado crónico, una fatiga intensa y alteraciones del sueño y del estado de ánimo, el grado de discapacidad para enfrentarse con las tareas propias de su trabajo e incluso de la vida cotidiana le hace candidato a una incapacidad – discapacidad. Es decir, cuando el médico evaluador objetive los siguientes puntos:

* Fibromialgia diagnosticada: más del 80% de los puntos fibromiálgicos, polipatologías asociadas y cuadro de distimia.

* Valoración del Dolor, pruebas como L.O.P., Termografía ó Isocinéticos que objetiven patologías que originan dolor.

* Aparición de alteraciones morfológicas, atrofias, actitudes posicionales antiálgicas.

* Valoración psiquiátrica que se pueda incluir en uno de los apartados de DSMN IV de trastornos adaptativos, o de otras patologías psiquiátricas; la cronificación de los mismos, da lugar a la aparición del círculo álgico: más dolor º más depresión º más dolor º más depresión….).

En estos casos, el paciente es diagnosticado de una fibromialgia o fatiga crónica y no podrá realizar una vida normal ni en el ámbito personal, de ocio o laboral, estando por ello incapacitado en los aspectos humanos señalados.

EVALUACIÓN DE LA DISCAPACIDAD DEL

 ENFERMO DE FIBROMIALGIA.

El médico evaluador se enfrenta con un problema difícil, que está sin resolver, en ausencia de ningún método objetivo de valoración.

El Síndrome fibromiálgico, como causa de discapacidad es un problema real y frecuente.

En teoría el Síndrome fibromiálgico produce dolor, fatiga, debilidad global, disminución de la capacidad de esfuerzo, y de la concentración y atención.

Estas deficiencias producen una disminución de la capacidad para realizar actividades repetitivas, y considerando esto, algunos pacientes pueden presentar discapacidad.

LA FIBROMIALGIA COMO CAUSA DE

INCAPACIDAD PERMANENTE

Procede inicialmente analizar la regularización legal de la Incapacidad Permanente. Así el Art. 134.1 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social aprobado por R.D. Legislativo, 1/1994, de 20 de junio, dispone:

En la modalidad contributiva, es invalidez permanente la situación del trabajador que después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas que disminuyan o anulen su capacidad laboral. No obstará a tal calificación la posibilidad de recuperación de la capacidad laboral del inválido, si dicha posibilidad se estima médicamente como incierta o a largo plazo.

No obstante lo establecido en el párrafo anterior no será necesario el alta médica para valoración de la invalidez permanente en los casos en que concurran secuelas definitivas.

Las condiciones que se han de cumplir para dar lugar a esta calificación, son:

* Que las reducciones anatómicas o funcionales sean objetivables, es decir, que se puedan constatar médicamente de forma ineludible.

* Que sean previsiblemente definitivas, esto es, incurables, irreversibles, siendo suficiente una previsión sería de irreversibilidad.

* Que las reducciones sean graves, desde la perspectiva de su incidencia laboral, hasta el punto de que anulen o disminuyan su capacidad laboral en una escala gradual que va del 33 a 100% de esa disminución del rendimiento normal para una actividad laboral.

Resumiendo la sintomatología de esta enfermedad, tenemos que las manifestaciones más frecuentes, independientemente de que en otros pacientes se presenten otros posibles efectos, son:

– Dolor músculo esquelético generalizado, profundo y difuso, acompañado de rigidez articular.

– Fatiga o cansancio, tanto física como psicológica y que además genera mala tolerancia al esfuerzo físico.

– Alteraciones del sueño, con un sueño de mala calidad, poco profundo, poco reparador.

– Síndrome de intestino irritable, con dolor abdominal, trastornos del tránsito intestinal, gases, náuseas.

– Síndrome tempor mandibular, lo que genera fuerte dolor en la cara y la cabeza.

– Otros síntomas comunes como Ansiedad, depresión, menstruaciones dolorosas, alteraciones cognitivas y de la memoria, acorchamiento y punzadas en las manos, sensación de hinchazón en manos y pies, mareos, etc.

Habrá que tener en cuenta también la existencia de factores que contribuyan a empeoramiento de los síntomas (humedad, bajas temperaturas…).

Partiendo de esta sintomatología, parece evidente que las personas afectas de fibromialgia, tienen serias dificultades para realizar aquellos trabajos en los que se exijan, bien esfuerzos físicos continuos, realización de movimientos repetitivos del aparato músculo esquelético (columna, brazos, piernas), mantenimiento de posturas prolongadas (bipedestación o sedestación), sometimiento a factores ambientales perjudiciales (humedad, bajas temperaturas), y labores que requieran de especial concentración, así como aquellos en los que se den situaciones de estrés.

Será en cada caso concreto, en el que se ha de valorar si el trabajador afectado se encuentra inhabilitado para realizar el núcleo esencial de las tareas que constituyen su profesión habitual, con una pérdida de la aptitud psicofísica para poder desarrollar una actividad laboral en condiciones de rentabilidad empresarial.

CONCLUSIONES

La medicina ha aprendido a reconocer y comprender mejor a los pacientes que presentan un Síndrome fibromiálgico.

Encontramos dificultades a la hora de establecer un diagnóstico, pautar un tratamiento y evaluar una discapacidad, pero la realidad es que hasta un 3% de la población presenta este cuadro, y cuando el paciente sufre de dolor generalizado crónico, una fatiga intensa y alteraciones del sueño y del estado de ánimo, el grado de discapacidad para enfrentarse con las tareas propias de su trabajo e incluso de la vida cotidiana le hace candidato a una incapacidad – discapacidad. Es decir, cuando el médico evaluador objetive los siguientes puntos:

* Fibromialgia diagnosticada: más del 80% de los puntos fibromiálgicos, polipatologías asociadas y cuadro de distimia.

* Valoración del Dolor, pruebas como L.O.P., Termografía ó Isocinéticos que objetiven patologías que originan dolor.

* Aparición de alteraciones morfológicas, atrofias, actitudes posicionales antiálgicas.

* Valoración psiquiátrica que se pueda incluir en uno de los apartados de DSMN IV de trastornos adaptativos, o de otras patologías psiquiátricas; la cronificación de los mismos, da lugar a la aparición del círculo álgico: más dolor º más depresión º más dolor º más depresión….).

En estos casos, el paciente es diagnosticado de una fibromialgia o fatiga crónica y no podrá realizar una vida normal ni en el ámbito personal, de ocio o laboral, estando por ello incapacitado en los aspectos humanos señalados.

Bibliografía

Diez Agúndez, M.R.: Comentarios sobre Valoración Clínica del Dolor Corporal. http://www.peritajemedicoforense.com (07.02.03).

Iddate García V.M.: El Problema del Diagnóstico del Síndrome Fibromiálgico en Salud Laboral. Revista Española del Daño Corporal, n1 5, pág. 32. 1997.

Isasi Zaragoza, C.: Valoración de la Incapacidad Laboral en Reumatología. Fibromialgia. Guía de Valoración del Menoscabo Permanente. INMST. Tomo I, pág. 215. 1998.

León Iglesias, J.: Algunas Consideraciones Médico Legales entorno a la Fibromialgia y/o Síndrome de la Fatiga Crónica. Revista Rheuma, n13. Pág. 28. 2002.

Madrid Arias, J. L.: La Termografía por Cristales Líquidos. Aplicaciones Clínicas. Nuevas Técnicas Diagnósticas y Terapéuticas en Patología del Aparato Locomotor. Fundación Mapfre. Pág. 31. 1986.

Ojeda Gil, J. A.: Síndrome Fibrosítico. Miscelánea Sobre Patología Ósea, Social y Laboral. Pág. 89. Edic. Pedro Fleitas, 1995.

Ojeda Gil, J. A.: Termografía. Miscelánea Sobre Patología Ósea, Social y Laboral. Pág. 36. Edic. Pedro Fleitas, 1995.

Ojeda Gil, J. A.: Concepto de Valoración del Daño Corporal. Generalidades Médicas. Medicina y Derecho, n1 1. Pág. 20. 1996.

Ojeda Gil, J. A.: Daño Corporal. Aspectos Médico Legales. Medicina y Derecho, n1 2.  Pág. 96.1997.

Ojeda Gil, J. A.: Valoración de las Artrosis. Miscelánea Sobre Patología Ósea, Social y Laboral. Pág. 41. Edic. Pedro Fleitas. 1998.

Ojeda Gil, J. A.: Comentarios sobre la Valoración Médica de la Incapacidad Laboral. Próxima publicación, junio 2003.

Ollo Luri, M. P.: La Fibromialgia. )Enfermedad Incapacitante?. Principales Problemas Médicos y Jurídicos Laborales de esta Enfermedad y su Tratamiento. Jurisdicción Social. Revista Social Mes a Mes, n1 79. Noviembre 2002.

[1]Colaboradores del Gabinete de Valoración del Daño Corporal del Centro de Traumatología Teldense

Publicado en BLOG.

CONSIDERACIONES ACERCA DEL SÍNDROME FIBROMIÁLGICO Y SU REPERCUSIÓN SOBRE LA INCAPACIDAD LABORAL


CONSIDERACIONES ACERCA DEL SÍNDROME FIBROMIÁLGICO Y SU REPERCUSIÓN SOBRE LA INCAPACIDAD LABORAL

https://fibromialgiamelilla.wordpress.com/2018/08/29/consideraciones-acerca-del-sindrome-fibromialgico-y-su-repercusion-sobre-la-incapacidad-laboral/
— Leer en fibromialgiamelilla.wordpress.com/2018/08/29/consideraciones-acerca-del-sindrome-fibromialgico-y-su-repercusion-sobre-la-incapacidad-laboral/

Algunos famosos que sufren fibromialgia, la enfermedad de Lady Gaga.


Redacción15 de Jun de 2017 a la(s) 1:33 PDT

Aunque es una enfermedad poco conocida y hasta pensaríamos poco frecuente, se estima que unos seis millones de personas en el mundo sufren fibromialgia, que se caracteriza por un dolor muscular crónico de origen desconocido, acompañado de sensación de fatiga y otros síntomas.

Síntomas de la fibromialgia

Los síntomas pueden ser algunos, todos, muchos, o pocos, con poca o mucha intensidad dependiendo de cada caso en particular:

Dolor, agotamiento, fatiga crónica, rigidez corporal, dolor de cabeza, trastornos del sueño, cognoscitivos como falta de concentración o lapsos de memoria, malestar estomacal, Problemas genitourinarios (cistitis), entumecimiento u hormigueo. Dolores en el pecho o costillas, desequilibrio, sensaciones en las piernas como el “síndrome de las piernas inquietas”, hipersensibilidad sensorial, procesos alérgicos, problemas en la piel, depresión y ansiedad.

Recientemente, la cantante estadunidense Lady Gaga, durante la presentación de su documental GagaFive Foot Two, dio a conocer que padece esta enfermedad.

CHECA: ¡EDUARDO CAPETILLO DESTAPA ENFERMEDAD DE BIBI GAYTÁN!

Otros famosos que sufren fibromialgia

María Antonieta de las Nieves


La actriz, que por años diera vida a “La Chilindrina” en los programas de Chespirito, confesó hace algunos años que sufre este mal.

Adriana Lavat

La actriz y ex esposa del futbolista Rafa Márquez estuvo nueve meses postrada en una cama por consecuencia de este mal.

Andrés García

El actor mexicano declaró que sufre y enfrenta una batalla contra esta enfermedad.

Morgan Freeman

No es una enfermedad exclusiva de mujeres, aunque sí les da más a las féminas, el actor Morgan Freeman declaró que los síntomas se hicieron presentes tras un accidente de autmovil que sufrió en 2008.

Sinead O’Connor


Además de la depresión y pensamientos suicidas, Sinead sufre fibromialgia.

Flea de Red Hot Chili Peppers
Tras ser diagnosticado, el músico se tuvo que ausentar un tiempo de la banda por recomendaciones médicas.

Cher

La cantante de fama internacional lo ha admitido en varias ocasiones.

Frida Kahlo


La pintora mexicana Frida Kahlo sufrió esta enfermedad, que es relativamente nueva, y dados los síntomas, especialistas concluyen que quizá se trataba de fibromialgia, la cual plasmó incontables veces sobre los lienzos.

Charles Darwin

Este gran personaje creador de la teoría de la evolución sufría un mal llamado en aquel entonces desorden de la mitocondria, más tarde se supo que era fibromialgia.

¿Qué causa la fibromialgia?

Aun se desconocen las causas del síndrome de la fibromialgia, pero las investigaciones revelan que se manifiesta después de algún tipo de trauma que parece estimular su desarrollo, afectando el sistema nervioso central.

Sólo puede ser diagnosticada por los médicos, si es que tienes algún síntoma acude a tu centro de salud más cercano o tu doctor de cabecera.

Mi blog/Mi facebook

https://convivirconfibromialgia.com/

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com

https://www.facebook.com/marianrendo/

Una guía del hombre/mujer para entender a la pareja con fibromialgia.


Nunca está de más, saber qué hacer.

Una guía del hombre/mujer para entender a la pareja con fibromialgia

¿Su pareja está lidiando con los dolores y dolores de la fibromialgia?

Estas estrategias pueden ayudar a que su relación prospere.

La fibromialgia, una enfermedad crónica caracterizada por dolor, fatiga, problemas de sueño e interrupciones cognitivas, afecta a las mujeres de manera desproporcionada más que a los hombres: alrededor del 80 por ciento de los pacientes con fibromialgia son mujeres. Y eso significa que muchos hombres necesitan educación sobre la enfermedad, junto con estrategias de supervivencia.

Jeffrey Gorelick, MD, un internista y profesor asistente clínico en el Colegio Médico de Wisconsin en Milwaukee, tiene una perspectiva interesante sobre este tema. No solo es un médico que se especializa en el tratamiento de la fibromialgia, sino que su esposa, Lisa, ha combatido los síntomas de la fibromialgia durante 29 años.

“No siempre es fácil, pero hemos trabajado duro para manejar la afección y tener una relación sólida a través de los años”, dice el Dr. Gorelick.

1. Comprende que es una enfermedad real.

Uno de los mayores problemas con la fibromialgia es que muchas personas todavía no creen que exista. El hecho de no poder ver externamente que algo anda mal con su esposa o pareja puede hacer que la condición sea difícil de aceptar, dice Gorelick. “Es por eso que la confianza es tan importante. Para que la asociación funcione, tiene que haber confianza y confianza en los demás “.

2. Obtener educación.

Una cosa que puede ayudarlo a comprender mejor los síntomas de la fibromialgia y la fibromialgia, sugiere Gorelick, es leer sobre la enfermedad para que sepa por lo que está pasando su pareja. “Afortunadamente, como especialista en la enfermedad, ya tenía esta parte cubierta”, dice, “pero la sugiero a muchos de mis pacientes”.

3. Encuentra un buen doctor.

Los tratamientos con fibromialgia han mejorado mucho en los últimos años, y ahora hay varios medicamentos que se pueden recetar para los síntomas de la fibromialgia. Pero todavía hay algunos médicos que no creen que la enfermedad sea real. Teniendo esto en cuenta, una de las cosas más importantes que puede hacer, no solo por la salud de su cónyuge, sino también por su relación, es encontrar un médico que sea un colaborador voluntario para ayudarlo a encontrar soluciones reales para enfrentar la enfermedad. “No era el médico de mi esposa, pero hicimos todo lo posible para encontrar buenos especialistas que puedan ayudarla a controlar la afección”, dice Gorelick.

4. Sé flexible.

Con la fibromialgia, los planes pueden cambiar, los eventos pueden cancelarse y, a veces, puede que te quedes confinado cuando tienes una tarea importante que hacer. Gorelick ha hecho frente a estas realidades al mantener sus planes flexibles e ir con la corriente tanto como sea posible. “Una cosa que es verdad acerca de la fibromialgia es que descubrirás quiénes son tus verdaderos amigos”, dice. “Sin embargo, nunca me preocupé por perder amigos por la fibromialgia. Para mí, si son nuestros verdaderos amigos, entenderán por lo que estamos pasando “.

5. Espera malos días.

La depresión y los cambios de humor relacionados con un “mal día fibro” son comunes cuando su ser querido tiene fibromialgia. De nuevo, necesitas desarrollar una mentalidad que te permita aceptar que estos días vendrán. Tendrás días buenos también, así que la paciencia es la clave aquí. Ayude a su ser querido a lidiar con los días malos de cualquier manera que pueda.

6. Encuentra un sistema de apoyo.

Incluso el esposo o compañero más comprensivo va a necesitar su propia red de apoyo de amigos o familiares que pueda actuar como una caja de resonancia para lo que está atravesando. “Soy afortunado porque tengo un grupo de amigos varones cercanos a los que puedo hablar abiertamente sobre los problemas que estoy enfrentando”, dice Gorelick. “Para otros, un grupo de apoyo más formal podría ser más útil”. Únete al grupo de apoyo “Vivir con fibromialgia y enfermedades crónicas”.

7. Sé independiente.

También es muy importante tener sus propios intereses y actividades para que no siempre esté envuelto en el mundo de la fibromialgia. “Soy un ciclista y nadador extremadamente activo, y mi esposa me ha apoyado mucho al continuar estas actividades”, dice Gorelick. “Era nuestra esperanza poder hacer estas actividades juntas a medida que crecíamos, pero desafortunadamente ese no ha sido el caso”.

8. Sé paciente con la intimidad.

La aversión al tacto y el bajo deseo sexual son dos síntomas comunes de la fibromialgia y, naturalmente, pueden ser frustrantes para la pareja de alguien con fibromialgia. Trabajen juntos para descubrir qué tipo de contacto se siente bien y qué duele: mantener la intimidad es vital para su relación siempre que sea posible, pero es posible que necesite ser paciente.

9. Comunícate.

La clave para permanecer juntos como pareja es mantener abiertas las líneas de comunicación.

Anime a su pareja a que le haga saber cómo se siente, y también debe expresar sus sentimientos. Al hacerlo, tendrá muchas más posibilidades de mantener su relación saludable a pesar de los desafíos que puede presentar la fibromialgia.

Una guía femenina para ayudar a su cónyuge a comprender su dolor

Ayudar a su cónyuge a comprender sus necesidades contribuirá en gran medida a que su vida sea menos estresante. Después de haber estado enfermo durante los últimos dos años, sentí que no debería decirle constantemente cómo me siento realmente, que no necesitaba cargar con eso. Ya es suficientemente malo que él sufra porque tiene que hacer extra en la casa y porque no podemos hacer las cosas que nos gustaría. ¿Por qué debería él también tener que escuchar constantemente lo mal que me siento?

Este error fue corregido en mi primera reunión de grupo de apoyo (el mes pasado). El tema de esa noche en particular fue “cuidadores” y al final de la noche estaba llorando al darme cuenta de lo equivocado que había estado en la forma en que había tratado a la persona que me amaba lo suficiente como para cuidarme.

¿Cómo puedo esperar que él entienda a qué me refiero si no se lo digo?

A menos que esté acostado en una cama acurrucado en una pelota, no tiene idea de lo mal que me siento. La fatiga no es visible y tampoco lo es el dolor. Como dijo un marido, “no tienes un medidor de dolor en la frente”. A veces desearía haberlo hecho, sería más fácil que escuchar constantemente “¿Cómo te sientes hoy?”. La peor parte de esa pregunta es cómo nosotros, como sociedad, le hemos quitado su significado. Creemos que nadie realmente quiere saber cómo nos sentimos, por lo que tenemos las respuestas estándar “bien”, “está bien” y la verdad es que para la mayoría de las personas la pregunta es una formalidad y realmente no les importa. Me di cuenta de lo estúpida que era esa pregunta cuando la enfermera de la oficina de Drs me la pidió, ya que me llevaron a una sala de exámenes y yo respondí “ok”. Luego pensé en ello “¡Si estuviera bien, no estaría aquí!”. Y en cuanto a nuestros cónyuges,

El estudio sugiere que existe un fuerte vínculo entre la fibromialgia, los sentimientos de depresión y la fatiga. Proulx descubrió que las personas con fibromialgia estaban casi tres veces más deprimidas que sus cónyuges e informaron más enojo y problemas en el matrimonio, lo que indica que tenían más probabilidades de considerar el divorcio que sus cónyuges. Los cónyuges sanos informaron que era difícil ver a sus cónyuges experimentar dolor.

3 consejos para ayudar a su cónyuge a entender tu estado

paso 1:

Sea honesto con su pareja (o cuidador) acerca de cómo se siente realmente. Si siente dolor, grítelo a los tejados. Si te sientes fatigado y, literalmente, no sientes que podrías levantar un dedo, avísales. Hágales saber lo que deben hacer por usted y lo que quiere que ellos hagan por usted. Apesta siempre pedir ayuda, pero es un mal necesario y si tienes a alguien dispuesto a ayudarte a cuidar de ti, tienes mucha suerte.

Paso 2:

Deben poder creer que la forma en que dices que sientes es cómo te sientes realmente. Entonces, es importante ser siempre honesto. No lo ocultes a veces y digas que estás bien cuando no lo estás, o déjate caer en los hoyos de la depresión para que termines pidiéndoles más de lo que realmente necesitas. Cualquiera de estos solo los llevará a preguntarse si realmente se siente de la manera en que dice que lo hace.

Paso 3:

Asegúrate de que realmente estás haciendo todo lo que puedes hacer por ti mismo. No me refiero solo a lo que se refiere a conseguir tu propia bebida o limpiar la casa. Me refiero a hacer todo lo posible para mejorar. Ya sea Fibro u otra cosa, existen tantas opciones de tratamiento y tantas cosas que puede hacer por usted mismo para sentirse mejor. Si su pareja ve que está por ahí examinando formas de sentirse mejor, obtener terapias, seguir órdenes de drs, etc., entonces es más fácil creer que no solo está cediendo a su diagnóstico y al dolor.

Un compañero maravilloso es la mejor herramienta que podemos tener para enfrentar cualquier enfermedad o mala situación. Asegúrate de que estén allí para ti como pareja y solo te obliguen a que te acompañe en el viaje.

Consejos para el cuidador

Cuidar de alguien con CFS o FM puede ser una experiencia estresante. Puede asumir responsabilidades adicionales, experimentar tensión financiera, sentirse frustrado y resentido a veces, perder el compañerismo, enfrentar la incertidumbre sobre el futuro y experimentar tanto la reducción de la socialización como las dificultades sexuales.

Incluso con todos los desafíos que trae una enfermedad grave, hay muchas maneras de cuidarse a sí mismo. Aquí hay nueve para considerar.

1. Mantén tu salud. 

Esta es la recomendación número 1 de los expertos en cuidado. Para servir bien a su ser querido y evitar el resentimiento y el agotamiento, tómese un tiempo para descansar lo suficiente, comer bien y hacer ejercicio.

2. Aceptar ayuda.

Cuando las personas se ofrecen a ayudar, acepta la oferta y sugiere cosas específicas que pueden hacer. Si sus finanzas lo permiten, considere pagar por ayuda en áreas tales como comidas, limpieza de la casa y transporte.

3. Tómate un tiempo para ti. 

Obtenga un respiro de la prestación de cuidados pasando tiempo alejado de la persona que está enferma, por ejemplo, persiguiendo un pasatiempo. Date una oportunidad de ocio y diversión, una forma de recargar las pilas.

4. Edúcate a ti mismo. 

Busque información sobre CFS o FM, especialmente estrategias para reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida. Una fuente son los artículos en nuestro sitio web. Vea el artículo “Edúquese” para obtener una lista de organizaciones de pacientes, otros sitios web y libros sobre las dos afecciones.

5. Manténgase conectado. 

Evite el aislamiento y reduzca el estrés manteniendo las relaciones con familiares y amigos. Esto puede significar reunirse regularmente para hacer ejercicio o salir con amigos, pasar tiempo con los niños o cualquier otro tipo de socialización que lo mantenga conectado con los demás.

6. Considere la consejería.

Sea sensible a los signos de estrés y considere ver a un consejero si los detecta. Las señales de que la consejería puede ser apropiada incluyen sentirse agotado, deprimido o agotado, o reaccionar de manera exagerada, tal como por arrebatos de ira.

La consejería puede ser útil para obtener una perspectiva de su situación o para explorar problemas de comunicación. Puede obtener ayuda en sesiones individuales o en sesiones conjuntas con la persona que está enferma.

7. Llora tus pérdidas. 

Así como las personas con CFS y FM experimentan muchas pérdidas, también lo hacen quienes están a su alrededor. Se ven privados de parte de la compañía que la paciente solía proporcionar, así como de su trabajo en la casa y, en muchos casos, de la contribución financiera.

Y, del mismo modo que la persona enferma ha perdido el futuro que esperaba, entonces tiene que ajustar sus sueños para el futuro. Al igual que la persona en su vida con CFS y FM, usted también debe llorar sus pérdidas. Para obtener ideas sobre cómo trabajar a través de la pérdida, consulte la discusión sobre cómo encontrar una “nueva normalidad” en el capítulo anterior y también en el Capítulo 26.

8. Crea nuevas actividades compartidas.

Una enfermedad grave puede hacer que sea imposible para usted pasar tiempo con la persona que está enferma de la misma manera que antes, pero puede desarrollar nuevas actividades compartidas para hacer juntas.

Una pareja nos dijo que tomaron el estudio de la música usando cursos en DVD. El esposo de otra pareja dijo que una vez que se dio cuenta de los nuevos límites de su esposa, pasaron de acampar y caminar a cenar y a una película.

El objetivo es crear ocasiones para el placer compartido, de modo que la relación se fortalezca y tanto los miembros de la familia enfermos como sanos no vean sus relaciones simplemente como enfermedades y privaciones.

9. Busque apoyo de otros cuidadores.

Los compañeros cuidadores pueden ofrecer fortaleza, apoyo, inspiración y modelos de adaptación exitosa. Puede conocer a esas personas a través de grupos de apoyo para pacientes.

Para discusión y preguntas y respuestas Únase al grupo de apoyo  “Vivir con fibromialgia y enfermedades crónicas”

Fuentes:

Por Wyatt Myers Médicamente revisado por Cynthia Haines, MD de everydayhealth

por lulia de contarmyspoons

Sígueme!!!!!

Mi blog/Mi facebook

https://convivirconfibromialgia.com/

https://convivirconfibromialgia.wordpress.com

https://www.facebook.com/marianrendo/

¿Qué tan eficaz es el aceite de CBD para el tratamiento de la fibromialgia?


CBC O MARIHUANA?

By admin  On August 25, 2018 In fibro

En un artículo reciente sobre el uso de la marihuana medicinal para el tratamiento de los síntomas de la fibromialgia, se hicieron comentarios sobre la utilidad de un producto similar llamado CBD (cannabidiol). ¿Qué es exactamente el aceite de CBD y es lo mismo que la marihuana de grado médico? ¿Qué puede hacer exactamente para la fibromialgia?

¿Es legal?

Lo primero que debe saber sobre el petróleo CBD es que es completamente legal en los Estados Unidos, siempre y cuando se hace de cáñamo industrial en lugar de marihuana. Se ve como un suplemento dietético, similar a un suplemento de hierbas como la raíz de valeriana que es comúnmente utilizado por los pacientes de fibromialgia para aliviar el insomnio y la ansiedad.

Hace algunos años hice transcripción médica para un neurólogo pediátrico. Varios padres cuyos niños tenían epilepsia o condiciones de convulsión preguntaron al médico sobre la utilidad del aceite de CBD. Los pacientes de Fibromyalgia se encuentran a menudo en el mismo barco que los niños de estos padres: las opciones farmacéuticas de la prescripción tienen generalmente efectos secundarios que son demasiado debilitante e insoportable. Por lo tanto, los padres que eran conscientes del tratamiento de aceite de CBD inequívocamente lo prefirieron sobre todos los medicamentos recetados porque no tiene efectos secundarios. Sin embargo, el médico siempre respondió con la misma respuesta, que no tenía información al respecto y por lo tanto no estaba dispuesto a asesorar de una manera u otra. Aunque ha habido una serie de estudios realizados sobre la eficacia del aceite de CBD para la epilepsia y la fibromialgia, al parecer, todavía no es suficiente. Es por eso que normalmente encontrará la misma exención de responsabilidad sobre el aceite de CBD que usted hace por otros suplementos: “Estas declaraciones no han sido evaluadas por la FDA. Este producto no tiene la intención de diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad “.

Independientemente de la falta de datos científicos, los pacientes de fibromialgia en casi todos los foros en línea dedicados a la condición mencionan el aceite de CBD y la marihuana como tratamientos altamente eficaces en un momento u otro. Eso significa que merece nuestra atención.

¿Qué es el aceite CBD de todos modos?

“CBD aceite de cáñamo está hecho de alta CBD, bajo THC cáñamo, a diferencia de los productos de marihuana medicinal, que suelen ser de plantas con altas concentraciones de psicoactivo tetrahidrocannabinol (THC). Debido a que el cáñamo contiene sólo trazas de THC, estos productos de aceite de cáñamo no son psicoactivos “, dicen los médicos de Marijuana Médica Inc., líder en productos CBD con receta médica. Añaden que desde CBD interactúa con nuestros sistemas de origen natural y no es psicotrópico, no causará un alto como la marihuana tradicional. Para aquellos que sufren de fibromialgia que también debe funcionar a diario con puestos de trabajo, niños u otras responsabilidades, una opción no psicotrópica puede ser la clave.

Piense en la frecuencia con la que ha tratado de funcionar con productos farmacéuticos recetados para fibro, pero ser derribado por los efectos secundarios de grogginess o fatiga. CBD petróleo también podría ser una gran alternativa para aquellos que no desean utilizar marihuana medicinal por razones religiosas, o para la mayoría que simplemente carecen de acceso legal.

CBD aceite viene en muchas formas, tales como loción, tinturas, gotas, aceite vape, spray, barras de chocolate, bálsamo, cápsulas, crema, e incluso está disponible para mascotas en gotas.

En la comunidad de fibromialgia, las gotas parecen ser la elección número uno, mientras que las cápsulas vienen en segundo lugar.

¿Qué hará el aceite de CBD para mi fibromyalgia?

Los pacientes fibróticos informan de una variedad de síntomas que a menudo se tratan con aceite de CBD, pero recuerden que todos son diferentes. Sin embargo, vale la pena intentar porque los pacientes de fibromialgia informan que ayuda mucho con el dolor crónico, el sueño, la resistencia, la ansiedad, la depresión, la inflamación, los espasmos musculares, la salud mental general y el bienestar, el estado de ánimo y mucho más. De vez en cuando usted encontrará a los que dicen que el aceite de CBD no hace nada para ellos. Sin embargo, debe señalarse que un informe de la FDA muestra que algunos aceites de cáñamo sólo contienen muy poco CDB, mientras que otros no tienen cannabinoides en absoluto. Eso puede explicar por qué algunos pacientes de fibromialgia dicen que no tienen ninguna respuesta al aceite en absoluto. En otras palabras, la calidad importa y sería útil revisar el informe para ver las marcas relevantes.

¿Dónde puedo obtener el aceite CBD?

Hay distribuidores de aceite CBD de alta calidad en todo el Internet, incluyendo Amazon, donde puede revisar las críticas de miles de personas y buscar los productos más valorados. Además, la mayoría de las tiendas locales de alimentos saludables lo llevan de una o muchas maneras. La clave es hacer su investigación mediante el control de fuentes en línea y hablar con otros pacientes de fibromialgia para ver qué marcas y distribuidores han sido los más útiles. Si ha encontrado una marca especialmente buena, por favor comparta con nosotros y díganos cómo el aceite de CBD ha ayudado a sus síntomas de fibromialgia.